Mujeres en Red
twitter
twitter

[Por ]

Ha muerto Martha Solay González, símbolo de la lucha por la despenalización del aborto en Colombia

Visitas: 6400    {id_article}  

Martha Solay González, era una mujer de 37 años de edad y madre de cuatro hijas, murió en Pereira a causa de un cáncer que no pudo tratar a tiempo por no poder interrumpir un embarazo para salvar su propia vida. La Sentencia de la Corte Constitucional de mayo de 2006 que despenalizó el aborto en Colombia, le llegó tarde.

De manera inesperada en el año 2005, Martha quedo embarazada, pese a que se había practicado una ligadura de trompas, la noticia llego acompañada por un cáncer de cuello uterino, que le detectaron a la cuarta semana de gestación.

Entonces, Martha solicitó a su prestador de salud, una interrupción de su embarazo, para poderse practicar una quimioterapia, que era la única opción para salvar su vida, y aunque su vida corría peligró, el procedimiento, en aquel entonces ilegal, le fue negado.

Finalmente la cuarta hija de Martha nació y aunque ya era tarde para combatir la enfermedad que padecía, Martha siguió luchando para que su caso no se repitiera.

Su lucha continúo hasta el 10 de mayo de 2006, cuando se produjo el fallo de la Corte. Ese día, Martha Solay manifestó su alegría por la despenalización del aborto pese a su ya deteriorado estado, “Me parece muy bien, y pienso que los de la Corte al fin entraron en razón y la decisión que tomaron es súper buena. Por mi ya nada se puede hacer, pero por muchas mujeres que hay en el país en las mismas condiciones, sí...” dijo.

Mónica Roa directora de proyectos de Women’s Link Worldwide y quien estuvo junto a Martha en la lucha afirma que “Martha Solay debe ser la última mujer que muere en Colombia porque le niegan un aborto aun a costa de su vida. Son las mujeres de menores ingresos quienes siempre están más expuestas, al punto de pagar con sus vidas la negativa de esta práctica ahora legal en el país bajo tres circunstancias”.

Marta Solay vivió la etapa terminal de su enfermedad al cuidado de una tía y de su hija mayor, a la espera de encontrar una solución a la falta de vivienda para sus cuatro hijas de 18, 7, 6 y 3 años quienes actualmente, por la falta de un techo, viven separadas bajo el cuidado de diferentes personas.

Para cumplir el sueño de Martha Solay de ver a sus hijas unidas en una misma casa, Women’s Link Worldwide promovió una campaña de solidaridad que permita recoger el dinero suficiente para construir una vivienda digna a las cuatro niñas, en Pereira.

Fuente: El Espectador. Colombia.


LA HISTORIA DE MARTHA SOLAY


2007-06


Otros textos

Temas :
Aborto
Países :
Colombia

Quizás también te interese

Manifiesto "Blogueras y blogueros progresistas por la paz en el País Vasco"

Mujeres en Red se suma a la campaña "En mi nombre: si" para apoyar el (...)


Consideramos discriminatorio que jueces y administradores de clínicas no puedan llevar falda, cofia y delantal

También pedimos desde aquí que se envíen cofias, delantales y faldas al juez (...)


Carlota Coronado: "Mejor que una chica lleve una camiseta que diga "Soy feminista" o "Girl Power" a otras camisetas como las que vendía Inditex hace unos años que decían "Kiss Me, Kill Me"

Carlota Coronado Ruiz (Madrid, 1978) es una realizadora y productora de (...)


Llamamiento a la acción urgente en la red: en defensa de la igualdad y contra la violencia de género

Por ello proponemos invadir la blogosfera, las webs, las redes sociales y (...)


Angélica Tanarro: “Muchos hombres preguntan si nos pueden abrir la puerta o llamar guapas. Yo siempre les contesto: pregúntale a tu inteligencia y a tu sentido común”

La periodista lucha por los derechos de la mujer y considera que es (...)


El ataque a Gaza no es contra Hamás, es contra toda la población palestina

Tres miembros de una familia del vecindario resultaron muertos, todos eran (...)


Rosas blancas por la paz: actrices en favor del proceso de paz

Un grupo de actrices se apostó ayer a la entrada del Congreso en Madrid para (...)


1997 - 2021 Mujeres en Red. El periódico feminista