Mujeres en Red
twitter
twitter


Activismo de las mujeres en la insurrección en Birmania

Por Rochelle Jones

Visitas: 2583    Enregistrer au format PDF   

El pueblo de Birmania se lanzó a las calles en cifras sin precedentes en la última semana de septiembre. Manifestaciones que en un principio fueron detonadas por los marcados incrementos en los precios de la gasolina y el diesel en agosto se han convertido ahora en una acción de profundo contenido político, liderada primordialmente por la médula espiritual del país: monjes y monjas budistas. Según se ha reportado, al inicio de la semana habría ascendido a 100,000 la cantidad de participantes en la "revolución del azafrán", así bautizada por el color de las túnicas que visten los miles de monjes y monjas.

La primera ola de protestas comenzó a una menor escala cuando los precios de la gasolina y el diesel se incrementaron sustancialmente alrededor del 19 de agosto. Estas protestas fueron lideradas por el grupo de oposición "Generación 88", cuyo nombre proviene de la insurrección estudiantil de 1988 en la cual ocurrieron tres mil asesinatos durante la subsiguiente represión por parte del gobierno. Muchas de las personas que participaron en las primeras protestas de agosto, incluidas varias mujeres activistas, se encuentran ahora en la cárcel o tuvieron que escapar. La segunda ola de manifestaciones fue luego iniciada por el clero budista. [1] Se ha reportado que cuando estas protestas empezaron en Pakokku, "soldados y milicianos respaldados por el Estado habrían propinado golpizas tanto a monjes como a personas civiles a pesar de que su manifestación había sido pacífica. Un día después, los monjes retuvieron como rehenes a un grupo de 20 oficiales del ejército durante varias horas para protestar por el trato que recibieron" [2] y exigir una disculpa.

Desde entonces han aumentado drásticamente las manifestaciones, con miles de monjes y monjas saliendo a protestar en las calles y anunciando un boicot contra el régimen. Personas civiles se unieron a las marchas para expresar solidaridad hacia los monjes y ofrecerles protección, pero también como una muestra de desafío a la junta militar que les ha aterrorizado por 19 años. Lo que empezó como una manifestación contra los precios de la gasolina y el diesel que han provocado mayores penurias económicas, ahora ha pasado a ser un levantamiento civil de gran escala a favor de la democracia. La gente ha ignorado la prohibición de las reuniones públicas emitida por la junta militar; muchas renombradas personas activistas han sido arrestadas o detenidas y hay ahora evidencias escalofriantes de que el gobierno está preparado y dispuesto a utilizar la fuerza. Los informes oficiales reportan que nueve personas fueron asesinadas por el ejército, pero muchas más muertes han sido presenciadas y el ejército supuestamente ha removido cuerpos de las calles. [3] Los soldados están abriendo fuego contra las masas, como también recurriendo a la fuerza bruta con garrotes y culatas de rifles. Camiones cargados de soldados patrullan las calles, posicionándose en puntos estratégicos por toda la ciudad en un esfuerzo por dispersar a la gente aglutinada y aislar a las y los manifestantes en grupos más pequeños. Los monjes y las monjas casi han desaparecido de las calles debido a las violentas redadas nocturnas en los monasterios y ahora su presencia ha sido reemplazada por ciudadanas y ciudadanos. El acceso al país por medio de Internet ha sido cancelado.

Historia del activismo de las mujeres en Birmania

La lideresa de la opositora Liga Nacional por la Democracia (LND), Aung San Suu Kyi, es un ejemplo de la fortaleza y determinación que las mujeres demuestran ante las penurias económicas y la junta militar. Ellas han estado al frente del movimiento a favor de la democracia en Birmania, explorando nuevas formas de acción política y exponiendo las atrocidades del régimen, entre éstas la violación utilizada por el Estado como arma contra los grupos étnicos minoritarios. Una investigadora explica el surgimiento de las organizaciones de mujeres en las zonas fronterizas:

"Algunas se iniciaron como filiales de mujeres de las estructuras tradicionales de liderazgo político étnico; otras se han desarrollado en relación a las condiciones del conflicto constante y la pobreza que amenaza la vida en Birmania. En tres y a veces cuatro sentidos, la ’mera vida’ y la política se funden en las subjetividades de estas activistas: como mujeres, refugiadas, integrantes de minorías étnicas politizadas y opositoras en pro de la democracia contra el régimen militar birmano... El trauma predomina en las narrativas de lucha política de las activistas-refugiadas. Todas estas mujeres han sufrido traumas como resultado de los violentos encuentros con regímenes de poder soberano, tanto dentro de Birmania como en las zonas fronterizas entre estados. Las rodean sucesos traumáticos y sus consecuencias, que han llegado a estructurar sus vidas cotidianas y constituyen dimensiones importantes de sus identidades". [4]

¿Cómo han participado las mujeres en la reciente insurrección?

Las mujeres jugaron un papel fundamental durante el inicio de las manifestaciones, ya que las activistas lideraron muchas de las primeras marchas contra los precios de la gasolina y el diesel. En el tercer día de las protestas, un grupo grande conformado por cerca de 70-80 mujeres afiliadas a la LND fue atacado junto a unas 20 personas que estaban siendo arrestadas. Muchas de ellas fueron insultadas, golpeadas y abofeteadas durante la violenta represión de su marcha pacífica. [5] Otra protesta planificada por las mujeres fuera de la capital tuvo que ser cancelada en el sitio donde habría de realizarse, debido a que simpatizantes del gobierno las estaban esperando vestidos como activistas por la democracia. [6]

Varias mujeres activistas de alto perfil han sido obligadas a ocultarse puesto que las autoridades han llevado a cabo redadas en sus hogares y enviado boletines sobre "personas buscadas" a los puntos de registro en Rangún y otras ciudades. Por ejemplo, los medios independientes reportaron que una integrante del grupo "Generación 88", Nilar Thein, quien lideró una de las recientes manifestaciones contra los precios de la gasolina y el diesel en Rangún, tuvo que dejar atrás a su bebé de cuatro meses de edad y pasar a la clandestinidad. De manera similar, a Su Su Nway, ganadora del Premio John-Humphrey a la Libertad, la sacaron arrastrada de la manifestación, pero logró escapar y ahora está escondida. Mie Mie, activista por la democracia, y Phyu Phyu Thin, activista del campo del VIH/sida, supuestamente también han tenido que ocultarse. [7] Todas estas mujeres han estado antes en la cárcel debido a sus actividades en pro de la democracia.

Asimismo, mujeres laicas y monjas han sido puestas en la mira durante las diversas protestas que han tenido lugar en Rangún. Recientes relatos de testigos presenciales acerca de los ataques con garrotes en la pagoda de Shwedagon han revelado que la policía antimotines seleccionó específicamente a mujeres y las golpeó mientras trataban de huir de la escena. [8]

Presión internacional

Muchas personas tienen la esperanza de que China influya en las acciones del gobierno birmano, pero todo lo que el gobierno chino ha estado dispuesto a hacer es emitir una declaración en la que llama a "todas las partes" a refrenarse. El miércoles 26 de septiembre, China bloqueó un esfuerzo de Estados Unidos y los países europeos cuyo objetivo era lograr que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenara el uso de la violencia por parte del gobierno birmano contra la población, indicando así que los vínculos económicos de China con Birmania son demasiado importantes como para ponerlos en riesgo. [9]

Al Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para Birmania se le concedió una visa a fin de que converse con el gobierno birmano sobre el deterioro de la situación. Sin embargo, en esta etapa la comunidad internacional debe esperar a ver cómo se desarrollarán los acontecimientos. Sin acceso por medio de Internet y con una severa restricción de las conexiones telefónicas, a las organizaciones de derechos humanos se les está haciendo cada vez más difícil determinar qué está ocurriendo adentro de Birmania.

P.-S.

* Fotografía: Naw Ohn Hla, líder activista. Manifestación celebrada el 22 de agosto. Fué arrestada después de la misma. Assistance Association for Political Prisoners

Traducción del artículo: Laura Asturias


Fuente: Friday File de AWID: Participación de las mujeres en la insurrección en Birmania


2007-09


Otros textos

Países :
Birmania

Quizás también te interese

Mujerismo y feminismo

El feminismo no es algo biológico, sino una ideología transformadora (...)


Eva devuelve la costilla . El nuevo estado de conciencia de las mujeres

Plantea la autora que los logros obtenidos por las mujeres hasta ahora lo (...)


Una feminista, Nancy Pelosi, Presidenta de la Cámara Baja del Senado

Pelosi será la primera mujer en la historia del país que presidirá la (...)


Tu firma para la campaña: Una mujer en la ONU

Un grupo de mujeres europeas ha iniciado esta campaña para pedir que la (...)


SIN CADENAS. Nuevas formas de libertad en el siglo XXI, el segundo libro de Sara Berbel

La experiencia de libertad también es posible en la vida cotidiana de las (...)


La mente de las mujeres

En este artículo, Andrés Montero repasa las construcciones asumidas acerca (...)


Recetas de mujeres para la práctica política

Editado por la Secretaría de Igualdad del PSOE y la Escuela de Formación (...)


1997 - 2017 Mujeres en Red. El periódico feminista
Error...

Error...

No se encuentra el archivo spiplistes_cron