Mujeres en Red
twitter
twitter


Cristina Ubani: “Hay una Ley de Igualdad que no se aplica en el deporte”

Una entrevista de Nekane Lauzirika

Visitas: 126    {id_article}  

“Las mujeres debemos formarnos en género, porque si no vamos a repetir los estereotipos”, reconoce Ubani en el séptimo Seminario Mujer y Deporte en Bilbao


Ubani presentó su conferencia realizando un recorrido en un marco teórico sobre el tema de los estereotipos en el deporte. “Porque no estaba pensado ni se piensa para mujeres. Es uno de los sitios, una de las actividades humanas con más reticencias a la igualdad”, subraya a DEIA, la experta en género, en el seminario celebrado en el Hotel Carlton de Bilbao. Un encuentro, que contó con el apoyo de Emakunde, y en el que se reunieron mujeres deportistas, representantes de federaciones, responsables de clubes y equipos deportivos, para abordar la perspectiva de género y las numerosísimas carencias que presenta al respecto el ámbito deportivo.

- Sostiene que el deporte no ha estado pensado, ni aún lo está, para que lo ejerzan las mujeres. ¿Por qué?

Es una actividad que está pensada por y para el hombre. A partir de ahí, la propia sociedad articula un tipo de estructuras que dejan a la mujer como un elemento subsidiario y se juntan una serie de estereotipos masculinos y femeninos. Los masculinos corresponden al mundo del deporte; el hombre es la persona activa competitiva. La mujer, no pasiva, nada competitiva; la mujer tiene que ser perfecta.

- ¿Esos valores que se asignan a la mujer son contrarios al deporte?

Sí. La mujer tiene que cuidar su estética de una forma femenina; el deporte la va a masculinizar. Estos estereotipos siguen muy vigentes en la cultura popular y detrae a muchas adolescentes a la hora de dedicarse de forma profesional a la práctica deportiva.

- Sin embargo, los niños y niñas cada vez hacen más deporte, aunque las niñas lo abandonan al darse cuenta de que no van a tener un futuro halagüeño. ¿Es así?

Mi explicación sobre lo que sucede con los niños y niñas en la práctica deportiva la realizo desde el punto de vista feminista. En el sentido de que esos estereotipos sobre los que se construye la sociedad hace que las niñas se sientan cuestionadas y apartadas y dejen de hacer cosas que sean desafiantes.

- Lo que se llama la amenaza del estereotipo.

Sí. La amenaza no es solo que existan estereotipos en la sociedad, sino que solo por esta amenaza las mujeres dejamos de realizar muchas cosas, deporte, por ejemplo.

- ¿Por qué?

Hasta los 7 años, una niña cree que es capaz de hacer las cosas igual de bien que un niño. A partir de esa edad ya empieza a pensar que lo puede hacer peor que ellos. Pero lo más preocupante de todo es que los niños de 7 años creen que ellos lo pueden hacer mejor que las niñas. Y luego, a partir de los 12 años, viene a ser una confirmación de que si no puedes ser perfecta, hacerlo bien... es mejor que no lo hagas. Sobre todo porque al deporte en las mujeres, como no está pensado para ellas, tampoco se le da la misma importancia que en los chicos. ¿Qué ocurre entonces? Que no pasa nada porque las mujeres dejen de hacer deporte, cosa que sí sucedería si dejaran de hacerlo ellos.

- Pero los equipos femeninos son los que más triunfos obtienen, a pesar de tenerlo todo en contra.

Yo vengo de Gipuzkoa y se dice que es el espacio de la gastronomía, pero si este territorio es algo, es deporte. Tenemos tanto en fútbol, en balonmano, en baloncesto, en hockey... En un montón de deportes, contamos con la excelencia, tanto masculino como femenino.

- ¿Por qué no se potencia más el deporte femenino?

Por ejemplo, las becas ADO (de deportistas olímpicos) ahora mismo se dan más a mujeres que a hombres; se las han adjudicado porque han ganado más medallas olímpicas. Por contra, en el propio Comité Olímpico Español la representación femenina no llega al 20%.

- ¿Los ‘lobbys’ masculinos siguen siendo reticentes a la incorporación de la mujer al deporte?

Sí. Hay muchas reticencias para que las féminas entren en igualdad de condiciones que los varones en el mundo del deporte. Sigue la invisibilización de las mujeres. La sociedad está montada para que el elemento privilegiado del binomio siga siendo masculinidad/feminidad. El primero siga el primero. La feminidad ha estado siempre en el ámbito privado y el hombre en el público. Entonces, cuando las mujeres queremos ocupar los espacios públicos, queremos el 50% de todo, si ellos tienen el 60% tendrán que perder un 10%. Eso es así. Y les cuesta renunciar a esa parcela de poder.

- ¿La brecha salarial en el deporte profesional es la mayor de entre las profesiones laborales?

El fútbol no es el ejemplo, pero nos sirve para argumentar la escandalosa brecha salarial por género entre los y las deportistas. Hacen falta 1.100 profesionales femeninas para cobrar el sueldo de Messi. Esto no se da en ninguna otra profesión humana.

- Cuando hablamos de deporte, se habla, sobre todo, de fútbol.

El fútbol habría que considerarlo aparte, porque no es comparable a ningún otro deporte. Se ha convertido en un despropósito. Confrontándolo con el resto de los deportes sigue habiendo una brecha tremenda. El 80% del deporte es de ocio, el que hacemos hombres y mujeres fuera de estructuras, sin estar federados ni nada. Aquí también sigue habiendo una brecha salarial enorme. Luego tenemos un problema, por lo menos en Gipuzkoa, donde el deporte escolar cubre hasta los 12 años. Pero a partir ahí, salvo los que vayan a seguir en las federaciones, las universidades no dan respuesta al deporte.

-  Tampoco se promociona que se practique dentro de los centros empresariales, en los barrios y que las mujeres ocupemos las calles.

Seguimos haciendo mucho deporte en polideportivos o ámbitos cerrados; en lo que llamamos las tres pes: patios de los colegios, parques y plazas. Tenemos que ocupar espacios públicos donde hasta ahora hemos estamos muy invisibilizadas. Dicen los biólogos que lo que no está catalogado no existe. Tú no puedes querer ser algo que no existe si no lo ves.

- ¿Qué se tendría que hacer?

Lo primero, necesitamos mucha formación en género porque si no nos hacen actos de trileros. Nos engañan si no somos capaces de ver dónde está la trampa: en este juego de los estereotipos, de la construcción de esta sociedad tan desigualdad; el problema es que normalizamos muchas cosas que no deberíamos normalizar y, particularmente, en el deporte masculinizado.

- Tenemos una Ley de Igualdad. ¿Se aplica en el mundo del deporte?

No. Hay una ley del deporte que permite que solo haya una liga profesional por disciplina. Como en el fútbol ya hay una liga profesional que es la masculina, no puede haber una femenina. Imaginemos que habría un convenio colectivo aplicable solo a los hombres del metal y a las mujeres no. Porque como solo puede haber un convenio colectivo y lo han hecho los hombres... Esto sería intolerable y, sin embargo, en el deporte se hace. Se admiten cosas que en otros ámbitos no. Tenemos una Ley de Igualdad que no se por qué no se aplica en todo el deporte ni en el mundo de las federaciones. El silencio es el gran arma del patriarcado que nos quiere calladitas y sumisas. El pasado 8 de marzo lo que ocurrió es que acabó ese silencio y se comenzó a denunciar estas cosas.

- Las redes sociales son un altavoz para denunciar estas situaciones.

Afortunadamente ahora nos dan voz y los medios de comunicación tenéis un papel estelar, porque hasta ahora se ha ninguneado el deporte femenino. En el último informe de Emakunde se decía que no llegan al 8% las noticias que se publican sobre deporte femenino, algunas con titulares de juzgado de guardia; el 83% son noticias de deporte masculino.

- ¿Qué papel tendrían que adoptar los medios de comunicación?

En primer lugar deberían tomarse muy en serio la formación en género para no seguir perpetuando los estereotipos y las barbaridades que se leen y la publicidad tres cuartos de lo mismo; no deberían estereotiparnos ni deberían tratar el deporte femenino como si necesitara enseñar carne para que la gente tuviera que ir a ver un espectáculo de deporte femenino.


Fuente: Deia


2024-05


Otros textos

Quizás también te interese

1997 - 2024 Mujeres en Red. El periódico feminista