facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

Pasando días complejos tras descubrir la enfermedad coronaria de mi madre y buscando soluciones. Pese a lo que podía suponer en un principio estas soluciones no siempre tienen que ver con resultados matemáticos tipo “2 más 2 son cuatro” sino con una equilibrada combinación de investigación médica, preparación técnica, meticulosa profesionalidad y generosidad humana.

Bruno García del Blanco

El destino me lleva hasta el Servicio de Cardiología del Hospital Vall d’Hebrón, sin duda uno de los centros de  
excelencia en enfermedades coronarias
y allí hasta Bruno García del Blanco, Jefe de la Unidad de Hemodinámica y una de las personas con mayor destreza en España en este tipo de intervenciones aunque tremendamente discreto con su quehacer diario decisivo para la vida de muchas personas.

Me llama la atención que pese a su excelente práctica profesional la mayoría de menciones que encuentro en los medios de comunicación sea sobre su gran pasión: las regatas aunque eso sí, en internet tiene numerosas referencias a publicaciones científicas en inglés… ¡que poco se ocupan estos médicos y médicas de su identidad digital!

Por cierto que Bruno García del Blanco cuenta en una entrevista deportiva que estar en quirófano trabajando sobre un corazón y navegar en la más estricta soledad tienen similitud porque en ambas situaciones cuando surge alguna dificultad: tienes que reaccionar de la manera más fría posible porque el miedo aporta poco”.

INTERVENCIÓN PIONERA

Afortunadamente y justo en estos días la implantación de una válvula coronaria nueva a una mujer embarazada a través de un catéter, una intervención pionera, le ha llevado a primera línea de actualidad en los medios de comunicación. Y digo “afortunadamente” porque creo que profesionales de su talla deben tener el reconocimiento público y apoyo para seguir investigando.

Esta es la información emitida sobre el caso en el telediario de TVE y en la Agencia EFE.

RECONOCIMIENTOS

P.D  Mi reconocimiento al equipo de Vall d’Hebrón y de manera especial a otra súperprofesional también demasiado anónima: Mercedes Pérez Lafuente, especialista en Radiología Intervencionista. Por cierto… el primer diagnóstico de la enfermedad de mi madre en otro hospital fue que no era posible realizar un cateterismo para implantarle stents y que debía conformarse con medicarse. Gracias Bruno García del Blanco por encontrar la manera! 😉