Mujeres en Red
twitter
twitter

Lunes 11 de octubre de 2004

Las mujeres seguirán penalizadas por razón de sexo en seguros sanitarios o de vida

A primera vista, el texto prohíbe la discriminación. Pero el sector de los seguros mantiene una cláusula que permite, de hecho, las diferencias entre hombres y mujeres

Fuente: ABC

AMADEU ALTAFAJ. CORRESPONSAL/

BRUSELAS. Los ministros de Empleo y de Asuntos Sociales de la Unión Europea (UE) no se atrevieron esta semana a acabar con las discriminaciones basadas en el sexo en los seguros y trufaron de excepciones y periodos transitorios un proyecto de directiva europea originalmente destinado a eliminar las diferencias entre sexos en el acceso a bienes y servicios.

El acuerdo político debe ser ratificado el próximo mes de diciembre en Bruselas por los 25 ministros europeos pero en la reunión mantenida en el pasado lunes en Luxemburgo sólo Alemania se abstuvo y los otros 24 dieron el visto bueno al texto modificado en favor de los intereses del sector de seguros, aunque frente a la prensa los ministros se esforzaron en presentar el acuerdo como un gran paso adelante hacia la igualdad de géneros.

«Nos congratulamos de que nuestros argumentos hayan sido escuchados», concluyó Lucía Caudet, representante del Comité Europeo de Seguros, la organización con sede en Bruselas que ha seguido muy de cerca el proceso de gestación de esta directiva. A primera vista, el texto acordado prohíbe toda discriminación basada en el sexo en el acceso a los bienes y los servicios. Pero el sector de los seguros mantiene un tratamiento especial: una cláusula establece que en aquellos Estados miembros que lo soliciten, se autorizarán las diferencias entre sexos en la contratación de seguros y el cálculo de las pólizas siempre y cuando se justifique con datos estadísticos «pertinentes y precisos», según explicó la presidencia de turno de la UE, que ejerce Holanda.

Penalizaciones

En la práctica, esto significa que en muchos países de la UE las mujeres seguirán pagando menos que los hombres por los seguros de automóvil pero se verán penalizadas por su sexo en seguros sanitarios, de hospitalización, de vida o pensiones complementarias, todo porque las mujeres tienen una mayor esperanza de vida, son menos propensas a dolencias cardiacas y, por supuesto, se quedan embarazadas y tienen hijos. A la hora de conducir, en cambio, las compañías de seguros toman en consideración que los hombres cometen más locuras al volante, siempre según las estadísticas anónimas e implacables.

Como sus homólogos, el ministro de Empleo, Jesús Caldera, respaldó este acuerdo y lo presentó como un gran logro político, argumentando que se alcanzó tras «un debate muy intenso». Según él, el acuerdo supone que el principio de no discriminación por razón de sexo se aplicará con carácter general a los bienes y servicios «salvo cuando pueda demostrarse con datos estadísticos que existen necesidades» que justifican estas diferencias en los seguros. El propio comisario europeo de Asuntos Sociales, Stavros Dimas, se dio por satisfecho y prefirió ver la botella medio llena que medio vacía. Además, la norma tardará cinco años en entrar plenamente en vigor, porque las capitales tienen tres años para incorporarla a sus legislaciones a partir de su publicación en enero de 2005 y se han previsto otros dos años de «periodo transitorio».

En noviembre de 2003, la antecesora de Dimas, Anna Diamantopoulou, propuso esta directiva y la defendió con una lista de ejemplos de prácticas discriminatorias por parte de bancos y compañías de seguros en la UE: «negativa a conceder una hipoteca a una mujer embarazada; a que el nombre de la mujer figure en primer lugar en una cuenta bancaria conjunta; a conceder préstamos a personas con un empleo a tiempo parcial (la mayoría son mujeres); requisito de un garante para un préstamo en el caso de que lo solicite una mujer, mientras que a un hombre con un baremo parecido no se le reclamó; concesión de una vivienda de protección oficial a mujeres a partir de 60 años pero a hombres a partir de 65; y rechazo de algunas compañías de seguros a indemnizar por pérdida de ingresos a mujeres de más de 60 años, mientras que a los hombres se les compensó por este concepto hasta los 65 años».

«Seguros unisex»

Al presentar su proyecto de directiva, Diamantopoulou, respaldada en su iniciativa por la comisión de Derechos de la Mujer del Parlamento Europeo, recordó a las compañías de seguros que «la igualdad entre sexos es un principio fundamental de la Unión Europea y la libertad comercial de los mercados para fijar tarifas debe tomar en consideración ese derecho fundamental». Sin embargo, la Comisión Europea ofrecía períodos transitorios al sector de hasta seis años, pero no excepciones a la norma. Los ministros de Empleo y Asuntos Sociales han acabado por suscribir ambas cosas.

Los «seguros unisex» (aquellos en que las pólizas no varían en función del género) sólo existen hoy en Francia, los países escandinavos y Eslovenia. En Holanda la igualdad se aplica en los seguros de vida.



Últimas Breves

"La libertad de La Manada lanza un mensaje de impunidad absoluta a las víctimas y a la sociedad"

22 de junio | Feministas y expertas en derecho afirman que lo más preocupante de la (...)


Rashmi Saksena: Las mujeres tienen un papel "crucial" en la insurgencia india

16 de junio | Por Noemí Jabois La periodista y escritora india Rashmi Saksena, autora de (...)


Aborto legal en Argentina. Emocionante intervención de Silvia Lospennato

14 de junio | Intervención de la politóloga y diputada Silvia Lospennato tras la (...)


Ángeles Álvarez: "Los Presupuestos Generales del Estado son una gran estafa a las víctimas de la violencia machista"

18 de abril | "Ustedes están usando la mentira, los fondos no están y han frustrado las (...)


1997 - 2018 Mujeres en Red. El periódico feminista