Mujeres en Red
twitter
twitter

Martes 15 de junio de 2004

Continúa la lucha por la participación de las mujeres en el Alarde de Irun

Hace ocho años un grupo de mujeres quiso participar en el Alarde de Irun en igualdad de condiciones que los hombres y este derecho les fue denegado. Ocho años después y con el apoyo de su alcalde (PSOE) Jose Antonio Santano, este derecho sigue sin ser reconocido.

Puedes informarte en http://www.kabigorri.org/alardecas.html Tambien puedes ponerte en contacto con nosotros a traves de info@kabigorri.org

¡Pásalo!

Si quieres apoyar la participación igualitaria de las mujeres en el alarde de Irun, envia esta carta a su alcalde Jose Antonio Santano

Alcalde@irun.org o Jasantano@irun.org

Sr. Alcalde de Irun:

1996 fue el año en el que un grupo de mujeres quiso participar en el acto principal de las fiestas de Irun en igualdad de oportunidades que los hombres. Hoy, ocho años después seguimos igual o incluso peor.

Decía su partido en su programa electoral “Votar al PSOE es apoyar la igualdad plena entre sexos, una sociedad no se puede considerar completamente democrática mientras existan desigualdades entre sexos “ y añadía “ Hay que hacer todo lo necesario para que los hombres se impliquen desde niños en la igualdad de derechos porque éste es un país que discrimina y no da la igualdad que merecen los hombres y mujeres”.

Su actitud y la de su Gobierno respecto a la participación de las mujeres en el Alarde está siendo desde hace años totalmente contraria al pensamiento manifestado por su partido político. Con sus actuaciones legales no ha hecho sino “burlar” a la ciudadanía argumentando que el Ayuntamiento no tiene obligación legal de organizar el Alarde, cosa que venía haciendo desde siempre.

Esto ha permitido que un grupo de ciudadanos haya privatizado un patrimonio popular y hoy celebre el Alarde bajo una autorización de “representación teatral” privada y en la que lógicamente no participan sino quien ellos desean, y como desean. Y en esa “representación teatral” la mujer sólo puede participar como “cantinera”. Papel únicamente reservado a diecinueve mujeres que desfilan entre varios miles de hombres, es decir exactamente en la misma proporción que la población irunesa actual, 29008 hombres y 30122 mujeres. Eso les sigue bastando a ustedes para continuar manifestando que la mujer está representada en el Alarde, aunque sólo pueden participar esas 19 “escogidas”.

Aunque quizás más que de “representación teatral” debiéramos hablar de opera de parodia, como ese subgénero en el que se satiriza a una Opera famosa, en su libreto y en su música. Porque eso es lo que están haciendo Sr. Alcalde, Satirizando y riéndose del pueblo de Irun, de las directrices de su partido político, de sus electores y de la sociedad irunesa. Sociedad a la que dice en su programa de gobierno que trabajará para elaboración de un Plan de Prevención y Alerta contra la violencia de género y que realizará compañas de sensibilización en los valores de la paz, del diálogo y la solidaridad previo desarrollo de un proyecto específico para nuestra Ciudad.

¿Tendremos que esperar a este proyecto específico Sr. Alcalde para que las mujeres que lo deseen se incorporen al acto más importante de las fiestas de Irun como hoy lo puede hacer cualquier hombre?

Atentamente



Temas :
Campañas
Estado Español :
Euskadi

Últimas Breves

Aborto legal en Argentina. Emocionante intervención de Silvia Lospennato

14 de junio | Intervención de la politóloga y diputada Silvia Lospennato tras la (...)


Ángeles Álvarez: "Los Presupuestos Generales del Estado son una gran estafa a las víctimas de la violencia machista"

18 de abril | "Ustedes están usando la mentira, los fondos no están y han frustrado las (...)


Aprender a informar sobre violencia machista

27 de octubre de 2017 | Amecopress. La violencia de género es la punta del iceberg de una (...)


España suspende de nuevo el proceso de examen CEDAW

14 de julio de 2017 | A dos años de la presentación de su examen ante el Comité CEDAW, en la sede (...)


1997 - 2018 Mujeres en Red. El periódico feminista