Mujeres en Red
twitter
twitter


Mo Mowlam: homenaje a una mujer que ha sido clave en el proceso de paz en Irlanda del Norte

Visitas: 7386    Enregistrer au format PDF   

Mo Mowlam, la antigua ministra del Gobierno de Tony Blair que impulsó el Acuerdo de Paz de Viernes Santo en Irlanda del Norte (1998), ha muerto hoy en un hospital del sureste de Inglaterra a la edad de 55 años, según ha informado un portavoz de la familia. Mowlam padecía desde hace años un tumor cerebral.

Estaba internada en el centro oncológico Pilgrim Hospice de la ciudad de Canterbury, en el condado de Kent, en compañía de su marido, Jon Norton, que desde hacía días no se separaba de su lecho. Finalmente, a las 8.10 de esta mañana ha fallecido.

La salud de la ex ministra se había ido deteriorando en los últimos tiempos, después de que en 1997 se le diagnosticara un tumor cerebral que no le impidió ejercer su cargo de ministra para Irlanda del Norte durante el primer mandato de Blair. Los tratamientos de radioterapia habían afectado su equilibrio y, a principios de este mes, sufrió una caída que la dejó inconsciente, y de la que ya no se recuperó.

En sus últimas horas estuvo acompañada de su familia y amigos, que hoy han pedido al público que deje de enviar flores y sugirieron que, como alternativa, hagan una donación al Pilgrim Hospice. "La familia agradece las tarjetas, mensajes, flores y muestras de apoyo recibidas en los últimos días y quiere anunciar que, aunque el funeral será privado, en los próximos meses se celebrará una ceremonia" abierta al público, indicó el portavoz.

14 años en el Parlamento

Durante el tiempo en que ocupó el Ministerio para Irlanda del Norte, logró que unionistas y republicanos se sentaran a la mesa de negociaciones por primera vez en años y firmaran, en 1998, el histórico Acuerdo de Paz de Viernes Santo. Mowlam, una de las figuras más populares del laborismo de Tony Blair, dejó el Parlamento en el 2001 después de 14 años.

Militante del Partido Laborista desde 1969, dedicó los últimos años a una campaña contra la guerra en Irak y a criticar la política "presidencialista" del primer ministro británico, Tony Blair, con el que ya tuvo encontronazos durante su paso por el Gabinete. Mowlam será recordada, sobre todo, por su personalidad carismática y franca, que facilitó la rúbrica del Acuerdo de Paz en Irlanda del Norte, el primer paso hacia la paz en la provincia después de treinta años de violencia.

El adiós de una veterana luchadora. Mo Mowlam, la ministra británica más popular, deja la política tras quedar aparcada por Blair en el año 2000

I. FERRER / B. G. HARBOUR - Leicester / Madrid/ El País 05-09-2000

Mo Mowlam tiene una inmensa fortuna y también un gran problema: es más popular que el primer ministro británico, Tony Blair. La ministra británica de Gabinete, un cargo sin cartera en el que quedó aparcada tras la estela de éxitos y cariño que cosechó en Irlanda del Norte, se va. Digna, llana, directa, la ministra Mowlam anunció ayer en Londres su marcha de un Gobierno con el que tocó el cielo y también el infierno de las conspiraciones. Y de eso, precisamente, se escapa.Es difícil ser más popular que el primer ministro. "A veces sienta mal", declaró a EL PAÍS en julio, a media voz, en referencia a un Tony Blair que iba cayendo en las encuestas por primera vez en tres años, mientras ella seguía en lo más alto.

Y es que la suerte de Mo Mowlam, ex ministra británica para Irlanda del Norte (1997- 1999), estaba echada desde 1998. La espontánea ovación que le dedicaron ese año los asistentes a la conferencia de un Partido Laborista recién estrenado en el poder sorprendió al propio primer ministro, Tony Blair. Él le hizo un cumplido alabando su trabajo en el Ulster y la sala se vino abajo con el estruendo de los vítores. La ovación a Mowlam duró mucho más que la suya. La popularidad de la única mujer que ha desempeñado hasta hoy en el Reino Unido una cartera tan conflictiva como la de Irlanda del Norte era indudable, y sus enemigos, inevitables. Cuando ayer dijo que aspiraba a hacer "algo distinto con el resto de su vida", la explicación sonó algo aséptica para una política que ha sostenido la mirada a todos sus interlocutores norirlandeses, terroristas incluidos.

A los 50 años, Mo Mowlam pasará a la historia parlamentaria del país por haber allanado casi con sus propias manos el camino que hizo posible el acuerdo de paz de Viernes Santo (1998). Nadie había conseguido reunir bajo un mismo techo al principal líder unionista, David Trimble, y al presidente del Sinn Fein, Gerry Adams. Nadie había franqueado tampoco la prisión de Maze, repleta de paramilitares convictos, en calidad de enviada de Londres. Y ése era precisamente su estilo: menos tazas de té en el castillo de Hillsborough (su residencia ministerial en Belfast) y más cervezas en los pubs. Como recordaban ayer algunos medios, nadie imaginaría a Blair entrando en una taberna para tomar una pinta, o al menos no de forma natural. Ella sí, era lo que la gente llamaba "uno de los nuestros".

En medio de aquel proceso de paz, ella empezó secretamente otra inmensa batalla: la lucha contra el cáncer. Tuvo que lucir muchas pelucas, que se empeñaban en descolocarse, y vestir varias tallas más. Tantas, que alguna prensa empezó a reírse de ella. Hasta que un día, en una conferencia de prensa, salió al paso de las risas: "Tengo un tumor cerebral, y esto es la radioterapia". Aquello fue una bomba para las plumas más descaradas del Reino Unido, pero convirtió el cariño de la gente en un idilio gigantesco que hoy continúa aún. Y todo ello en una mujer deslenguada, alegre y ordinaria, que anda descalza por su ministerio o se quita la peluca cuando hace calor. La ministra que en julio volvió a pedir a la familia real que cediera Buckingham al pueblo, para espanto del hipermonárquico Blair.

Ese aprecio hacia Mowlam ni siquiera cedió cuando el proceso de paz se estancó y fue apeada de su ministerio a favor de Peter Mandelson, ese príncipe de las tinieblas (dice Ken Follet) al que la prensa atribuye la conspiración. En aquel momento, ella hubiera querido hacerse con la cartera de Sanidad, otro departamento con problemas graves. No pudo ser. Tony Blair la nombró ministra de Gabinete, un título que le cortaba las alas al apartarla de la gestión de los problemas gubernamentales.

Sin más batallas políticas que librar y cercada por sus críticos dentro y fuera del laborismo, Mowlam pensó en escribir sus memorias. La posibilidad de que se lucrara desvelando aspectos desconocidos del proceso de paz en Irlanda del Norte molestó tanto a sus correligionarios que éstos no tuvieron inconveniente en alentar los rumores sobre su futuro en el Gobierno. Leal a su líder y devota militante del partido, la todavía ministra decidió ayer hacer frente a los rumores y anunciar su partida. En el futuro querría dedicarse a la lucha contra la droga, la asesoría sobre la resolución de conflictos o bien la política internacional. Tres tortuosas avenidas donde espera recuperar el ánimo perdido.

Ella seguirá su destino. ¿Y Blair? La marcha de su ministra más querida, sin duda, no le ayudará.



2005-08


Otros textos

Temas :
Paz

Quizás también te interese

Por la Resolución negociada del conflicto armado en Colombia

Las Mujeres de la Ruta Pacifica reiteramos la necesidad de una salida (...)


Las mujeres dicen no a la guerra

Un grupo de mujeres de Estados Unidos inició en el año 2002 las acciones de (...)


8 de Marzo, reflexión sobre cadaver

¿Sobre cuál de ell@s? Sobre tod@s, claro. Locos, bárbaros, cazadores, (...)


Contra los bombardeos israelíes en Gaza


"Aullemos mujeres", el grito de las mujeres pacifistas en la Internet

Desde Cali (Colombia), el Colectivo de Mujeres Pazíficas y La Escuela (...)


"¡No compres la guerra de Bush!"

Mujeres en Red se suma a la campaña organizada por Codepink para exigir la (...)


Nepal: una mirada de género sobre el conflicto armado y el proceso de paz

El objetivo de este informe es ofrecer un análisis del conflicto armado y (...)


1997 - 2018 Mujeres en Red. El periódico feminista