Mujeres en Red
twitter
twitter


La voz y la vida de las mujeres: el impacto de la planificación familiar

Por Barbara Barnett con Jane Stein

Visitas: 11302    Enregistrer au format PDF   

El Proyecto de Estudios de la Mujer (PEM) de Family Health International (FHI), es el esfuerzo realizado durante cinco años para estudiar el impacto que tiene la planificación familiar en la vida de las mujeres. Para determinar las opiniones que tienen las mujeres acerca de este asunto, los investigadores preguntaron a las mujeres directamente, cuáles temas de investigación era importante estudiar, si consideraban que se habían beneficiado o no de los métodos y servicios de planificación familiar, y en caso afirmativo, cómo se habían beneficiado. Se realizaron 26 estudios en 10 países, recopilando y analizando datos cualitativa y cuantitativamente. Las mujeres expresaron sus opiniones en cuanto a la planificación familiar respondiendo a encuestas, y participando en reuniones de grupos focales, y entrevistas detalladas. Se obtuvo información adicional de análisis secundarios de datos provenientes de proyectos anteriores llevados a cabo en cuatro países, y de tres estudios de caso de programas de salud centrados en las mujeres. El Proyecto fue apoyado por un Acuerdo Cooperativo entre FHI y la USAID, excepto el realizado en China, que fue patrocinado por las Fundaciones Rockefeller y Ford, y un proyecto piloto realizado en Corea del Sur, subvencionado por FHI.

El Proyecto de Estudios de la Mujer se propuso ver más allá del enfoque que se limita a los efectos de la planificación familiar en la salud física de la mujer. Los estudios también examinaron cómo las experiencias de las mujeres respecto a la planificación familiar — el uso o la falta de uso de anticonceptivos, sus embarazos y partos, y sus experiencias con los programas planificación familiar y de salud reproductiva — han influido en otros aspectos de su vida, incluida la función que desempeñan como personas, como miembros de la familia y como participantes de la comunidad en general. En algunos estudios también se entrevistaron a los familiares, como los esposos o compañeros, y los parientes políticos, para definir cómo la interacción familiar y la dinámica de poder influyen en la experiencia y en el uso de los anticonceptivos.


La variedad de los temas de investigación del Proyecto refleja la diversidad de las inquietudes de las mujeres:

estrategias elaboradas por las nuevas usuarias para hacer frente a la oposición de la familia y la comunidad en cuanto al uso de anticonceptivos (Malí);

diferencias entre las generaciones relacionadas con las experiencias de la planificación familiar (China);

el efecto que tienen las opiniones de los hombres en el comportamiento anticonceptivo de las mujeres (Bolivia); el efecto de la planificación familiar en la vida de las mujeres en el hogar (Indonesia);

el efecto de la ligadura de trompas en la calidad de la vida (Brasil);

las consecuencias sociales y conductuales del embarazo involuntario (Egipto);

los efectos del género en los puntos de vista de los adolescentes acerca de la sexualidad (Jamaica);

el impacto de la planificación familiar en la autoestima de las mujeres y en la imagen que éstas tienen de sí mismas (República de Corea);

el efecto del uso de planificación familiar en la participación de la mujer en la fuerza laboral (Filipinas); y,

la planificación familiar y la participación de la mujer en el proceso de desarrollo (Zimbabwe).

Los temas arriba mencionados, y otros, fueron seleccionados por los colegas de los países participantes en el Proyecto de Estudios de la Mujer, que incluía a investigadores, legisladores, proveedores y defensores de la causa de la salud de la mujer. Este "triángulo" llegó a ser un componente importantísimo en el proceso de investigación. Los miembros del triángulo formaron parte de los comités asesores de países, en cada uno de los países prioritarios para el PEM (o sea, los países sede de más de un estudio realizado por el PEM), con el fin de establecer el programa de investigación, darle seguimiento a este proceso, y planificar la diseminación de los resultados de la investigación.

Con el propósito de guiar la investigación y el análisis de los datos, el personal del PEM elaboró un marco conceptual, basándose en modelos e investigaciones anteriores. Este marco incorporó los aspectos tan complejos y de enfoques múltiples de la vida de las mujeres; consideró la posibilidad de que factores externos importantes, tales como las normas de género y las situaciones sociopolíticas, influyan en las mujeres en lo concerniente al uso de la planificación familiar y a su experiencia con ésta, y coloca la planificación familiar dentro del contexto de las necesidades de salud reproductiva más importantes de las mujeres.

"Prefiero ir [al consultorio de planificación familiar] a pesar de que queda lejos... porque me hablan, me explican las cosas...Aunque tenga que pagar, no importa.."

El Proyecto de Estudios de la Mujer se ha esforzado por comprender los múltiples factores que afectan el impacto de la planificación familiar. Los estudios dan a conocer las diferencias que existen entre los puntos de vista de los hombres y de las mujeres, y entre las mujeres, debido a la edad, la cultura, el lugar de residencia, la clase socioeconómica, la religión, y las normas de género. No obstante, surgieron asuntos comunes, que el PEM ha formulado en 16 temas de investigación que se entrecruzan:

Temas generales

La planificación familiar influye en múltiples esferas de la vida de la mujer: en su hogar, en el campo económico y en la comunidad.

Con frecuencia, la planificación familiar se trata dentro del contexto de la salud física. No obstante, la investigación realizada por el Proyecto de Estudios de la Mujer (PEM) indica que las mujeres a menudo tienen uno visión más amplia en términos de planificación familiar, la ven como uno actividad a largo plazo que afecta la calidad de su salud psicológica, su vida doméstica, su participación en la fuerza laboral, y su capacidad de incorporarse a las actividades comunitarias.

Varios estudios del PEM sugieren que la experiencia en planificación familiar puede aumentar la autoestima de las mujeres y contribuir a mejorar las relaciones conyugales y la estabilidad en el hogar. Un estudio llevado a cabo en Cochabamba, Bolivia, ha puesto de manifiesto que las usuarias de anticonceptivos modernos tenían niveles más altos de libre determinación que las no usuarias, y estaban más satisfechas con sus relaciones sexuales. Otras participantes en estudios realizados por el PEM indicaron que el uso de anticonceptivos afectaba su habilidad de asistir a la escuela o participar en la fuerza laboral. Sin embargo, no todos las mujeres consideraban el empleo como uno ventaja para su vida. En algunos estudios, las mujeres que trabajaban fuera del hogar dijeron que, a pesar del ingreso económico adicional, los beneficios del trabajo estaban limitados para ellas por su doble responsabilidad tanto en el hogar como en el empleo.

Las normas de género desempeñan un papel importante en la configuración de la experiencia de las mujeres con la planificación familiar.

En todos los estudios del PEM, la experiencia de las mujeres relacionada con la planificación familiar es afectada drásticamente por los conceptos culturales asociados con el hecho deser mujer o ser hombre. Los estudios han demostrado que las normas y perspectivas de género influyen sobre todos los ámbitos de su vida —personal, doméstica, económica, y comunitaria— y que las mujeres y los hombres desempeñan papeles muy diferentes en cada uno de estos ámbitos. El género moldea la experiencia de la planificación familiar al determinar quién tiene acceso a la información pertinente a la salud reproductiva, quién tiene el poder de negociar el uso de anticonceptivos o de negarse a tener relaciones sexuales, quién decide escoger un método anticonceptivo, y quién controla los recursos económicos para obtener servicios.

En cada uno de los países donde el PEM ha realizado estudios y ha tomado en cuenta todos las edades, las distintas funciones asignadas a las mujeres y a los hombres reflejan fuertemente las expectativas de género en cuanto a la división de poder y responsabilidad en el hogar. La investigación llevada a cabo por el PEM indica que la mujer casi siempre lleva la responsabilidad primordial, y a menudo única, de ocuparse del hogar y bienestar de los hijos. No obstante, en la mayoría de los países donde el PEM ha realizado estudios, se ha subrayado que, los hombres en su función principal de tomar decisiones, por lo regular tienen el poder de decidir acerca del número de hijos que van a tener y si la mujer puede utilizar anticonceptivos para espaciar o limitar sus embarazos.

Claramente, los estudios han indicado que cuando surgen diferencias entre las parejas con respecto a la conveniencia de la planificación familiar, con frecuencia las mujeres están en desventaja. Sin embargo, los datos de los estudios realizados en Bolivia y las Filipinas sugieren que el imbalance entre géneros relacionado con la toma de decisiones en cuanto a la anticoncepción tiene raíces más profundas en la relación sexual y que, desafiar los papeles sexuales ya establecidos puede traerle serias consecuencias a las mujeres. En los estudios del PEM realizados en Bolivia, por ejemplo, las participantes trataron el asunto de la violencia y los efectos que ésta tiene en su vida. Los datos recopilados en los dos países mencionados sugieren que, en las culturas donde los hombres tienen la autoridad máxima en la relación sexual, perciben como pérdida de control — por ejemplo, que la mujer rehuse tener sexo — lo que puede resultar en abuso tanto verbal como físico para las mujeres. En las entrevistas detalladas realizadas en El Alto, Bolivia, las mujeres describieron las dificultades resultantes de rehusar el acto sexual. Tal como uno mujer lo ha expresado, "no quería tener sexo. Entonces él dijo que yo debía querer estar con otro hombre". Además, cuando se preguntó a 31 participantes varones en el mismo estudio si ellos alguno vez habían agredido física o verbalmente a sus parejas, 14 de ellos admitieron haberlas agredido físicamente.

Otros temas transversales son:

Beneficios que reciben las mujeres

La mayoría de las mujeres y los hombres están convencidos de que la práctica de la planificación familiar y tener familias menos numerosas proporcionan beneficios económicos y de salud.

La planificación familiar es uno opción para liberar a las parejas del temor de que ocurra un embarazo no planificado y puede mejorar la vida sexual, las relaciones de las parejas, y el bienestar familiar.

Cuando hay posibilidades de trabajar, las usuarias de la planificación familiar suelen tener mayor probabilidad de aprovechar las oportunidades de trabajo que las no usuarias.

La planificación familiar ayuda a las mujeres a satisfacer sus necesidades prácticas, lo cual es necesario, pero no es suficiente, para ayudarlas a satisfacer sus necesidades de equidad.

Costos que las mujeres deben afrontar

Los efectos colaterales — verdaderos o imaginados — representan uno inquietud grave para muchas mujeres, más de lo que creen los proveedores.

Cuando el compañero u otras personas se oponen, la práctica de la planificación familiar puede volver más vulnerable a las mujeres.

Cuando las mujeres tienen familias menos numerosas, ellas pueden perder la seguridad que ofrece su papel tradicional, y tengan que hacer frente a desafíos nuevos y difíciles, incluso la carga de responsabilidades múltiples, tanto en el hogar como en el lugar de trabajo. Barreras que impiden los beneficios de la anticoncepción

Las barreras sociales, políticas y económicas impiden que las mujeres se beneficien de la planificación familiar.

Los beneficios de la planificación familiar se reducen cuando los métodos anticonceptivos son ineficaces, no se usan correcta o sistemáticamente, o se dejan de usar (antes de que se desee un embarazo).

Algunas adolescentes desean quedar embarazadas.

Los miembros de la familia — en especial los esposos — desempeñan uno función esencial en la calidad de las experiencias que tienen las mujeres con la planificación familiar.

Las mujeres logran menos beneficios si la planificación familiar se inicia en los últimos años de la edad de procrear.

Cuestiones de prestación de servicios

A menudo, los hombres desempeñan un papel dominante en las decisiones familiares, pero tienden a ser marginados por los programas de planificación familiar.

En general, las mujeres están satisfechas con los servicios de planificación familiar, pero desean ser atendidas por más mujeres, recibir más respaldo emocional, ayuda respecto a los efectos colaterales, y más información acerca de los métodos anticonceptivos. "Nuestros hijos nacen, eso es todo. A veces, me siento tan triste. Él también dice, qué vamos a hacer? Dios debe querer que tengamos más hijos. Y así es como es."

Uno de las metas principales del Proyecto de Estudios de la Mujer es fomentar el uso de los resultados de las investigaciones para mejorar la calidad de los servicios de salud reproductiva de las mujeres, y, en efecto, los resultados tienen implicaciones muy claras en los programas y políticas de salud. Por ejemplo:

El asesoramiento referente a los anticonceptivos debe tomar en cuenta las normas de género, y las barreras a la planificación familiar que pueden plantear dichas normas.

Establecer redes de compañeras (grupos etáreos) en las que las usuarias de anticonceptivos que ya tienen experiencia asesoren a las nuevas usuarias acerca de los verdaderos efectos colaterales cotidianos.

Es necesario educar a los hombres y a otros miembros de la familia acerca de la planificación familiar, para ayudarlos a tomar decisiones informadas en cuanto al uso de la planificación familiar, y a apoyar la decisión de las mujeres con respecto a las opciones anticonceptivas.

El asesoramiento debe hacer hincapié en los beneficios provenientes del uso de anticonceptivos, que van más allá de los aspectos económicos y de salud, incluida la mejora de las relaciones familiares.

La educación relativa a la vida familiar debe comenzar a uno edad temprana, y se debe animar a las mujeres a que consideren la planificación familiar como un componente a largo plazo de la salud reproductiva.

El Proyecto de Estudios de la Mujer observó que, aun cuando las mujeres reciben numerosos beneficios del uso de la planificación familiar, ellas también sufren consecuencias negativas. Entre éstas se cuentan que la familia desaprueba el uso, y los efectos colaterales del método escogido, lo cual las desanima y pierden el control de su propia fertilidad. Las perspectivas dobles de las mujeres deben ser tomadas en cuenta por los investigadores, los grupos de apoyo a las causas femeninas, los legisladores, y los proveedores para trabajar conjuntamente y así mejorar los servicios de planificación familiar. Al comprender las realidades complejas de la vida de las mujeres y de los factores que afectan su comportamiento en cuanto a la salud reproductiva, los programas de planificación familiar pueden ofrecer servicios que respondan a las necesidades de las mujeres y que a la larga puedan mejorar la calidad de su vida.

Dirección hacia el futuro

En casi todos las sociedades son las mujeres quienes tienen la mayor responsabilidad por el bienestar de sus familias. Por lo tanto, no sorprende que la mayoría de las mujeres desean un cierto control sobre su propia fertilidad. Sin embargo, hasta qué punto pueden ellas pasar del deseo a la acción — tomar decisiones relativas a la reproducción, obtener servicios, usar eficazmente los métodos — y las consecuencias de esos actos, varían de acuerdo con el contexto de la vida de las mujeres. Tomar el control de su fertilidad mediante el uso de la planificación familiar es uno de las muchas estrategias que puede emplear uno mujer para ejercer autonomía en otros aspectos de su vida. No obstante, tal como ha demostrado el Proyecto de Estudios de la Mujer, las decisiones acerca de la planificación familiar pueden tener resultados tanto positivos como negativos para las mujeres.

Las intenciones reproductivas de las mujeres — número de hijos deseado, la oportunidad y el espaciamiento de los embarazos — se hayan condicionadas por numerosos factores socioculturales, incluidas las normas de género. Utilizando voces diferentes, las mujeres participantes en estudios realizados por el PEM han expresado que, para ellas lograr sus metas de planificación familiar, era necesario el apoyo del compañero, la información adecuada, los métodos discretos y el tratamiento respetuoso.

"No hablamos de eso [sexo] porque estamos avergonzadas."

El Proyecto de Estudios de la Mujer fue diseñado antes de las conferencias realizadas en Cairo y Pekín que subrayaban el cambio de manera de pensar en cuanto a la investigación relativa al uso de anticonceptivos, hacia la investigación para mejorar la salud reproductiva de las mujeres y la equidad de género. Uno contribución importante del PEM es el suministro de nuevos datos acerca de la perspectiva de las mujeres, que puede proporcionar información a las políticas y programas de salud reproductiva. Aun cuando el PEM no llevó a cabo comparaciones entre países, los estudios longitudinales del futuro podrían explorar cómo las percepciones de las mujeres en cuanto a la planificación familiar cambia a lo largo de su vida.

El Proyecto de Estudios de la Mujer observó que las necesidades de anticoncepción de las mujeres, tanto colectivas como individuales, son muy diversas y siempre cambiantes. Además, los resultados sugieren que las mujeres no separan sus necesidades: ven la salud reproductiva en conjunto, no ligada a otros aspectos de su vida. Y, las decisiones tomadas a temprana edad afectan su vida en el futuro. Cuando los proveedores y legisladores toman en consideración los modos de mejorar los programas de planificación familiar, puede que quieran tomar en cuenta las siguientes cuestiones que las investigaciones realizadas por el PEM ha puesto de manifiesto.

Enfoque en los asuntos de género

Las normas de género afectan en gran medida el acceso de las mujeres a los servicios de salud reproductiva y su uso de los métodos anticonceptivos. Qué clase de cambios se necesitan en los programas y las políticas de salud para que sean "sensibles a las diferencias de género?" Qué clase de capacitación se necesita ofrecer a los proveedores?

Los hombres influyen en la decisión de las mujeres de usar anticonceptivos. Cómo pueden los legisladores y administradores de programas educar a los hombres en cuanto a que la planificación familiar es uno responsabilidad compartida? Cómo pueden los legisladores y administradores de programas educar a los hombres acerca de que ellos, también, tienen necesidades de salud reproductiva? Cómo pueden los proveedores hacer que más servicios y métodos estén disponibles para los hombres? Qué clase de programas se necesitan para capacitar a los trabajadores de servicios de salud para que suministren atención integral de salud reproductiva a los hombres? Cómo pueden los programas ayudar a las mujeres y a los hombres a mejorar las aptitudes de comunicación?

La violencia doméstica afecta a muchas mujeres y a veces se encuentra asociada al uso o no uso de anticonceptivos. Cómo pueden mejorar los programas y las políticas de salud reproductiva para que las mujeres se sientan seguras?

Mediante el uso de la planificación familiar, un número creciente de mujeres tienen menos hijos y, por consiguiente, más tiempo para dedicarse a sí mismas. Cómo pueden las estrategias de intervención ayudar a borrar las maneras arraigadas de discriminación de género (en el hogar, en el trabajo, o en las lides políticas, por ejemplo) que impide a muchas mujeres lograr los beneficios plenos de menor fertilidad?

Algunos estudios del Proyecto de Estudios de la Mujer han tratado de captar información acerca de las actividades de las mujeres tanto en la comunidad como en la política, si ellas han utilizado eficazmente la anticoncepción. Aparentemente, las mujeres jóvenes no tienen mucho tiempo para dedicarle a estas actividades. Entonces, cómo se puede animar a las mujeres a participar más activamente en los asuntos de la comunidad?

Mejoras en la prestación de los servicios

Mientras que los programas de planificación familiar van convirtiéndose en programas de salud reproductiva, Cómo se puede servir mejor a las mujeres dentro de diversos contextos? Qué desean de nuevos servicios? Cómo se puede manejar la planificación familiar, la prevención y el tratamiento de las ETS, y la atención prenatal, dadas las deficiencias en los recursos y en el tiempo del personal? Cómo la expansión a otras áreas de salud reproductiva puede afectar a la calidad de la atención?

En algunos países, los servicios de salud reproductiva no están disponibles para las mujeres solteras. Dado el ambiente cultural y político cómo puede ampliarse el sistema de servicios de modo que le proporcionen a estas mujeres servicios adecuados para su edad?

Los servicios de salud reproductiva se centran usualmente en la atención maternoinfantil. Cómo pueden ampliarse los programas para hacer frente a las necesidades de las mujeres que no están embarazadas, e incluso a las de más edad?

Los adolescentes, sexualmente activos o no, necesitan asesoramiento relativo a sus opciones para el futuro. Cómo se les puede animar a tomar ventaja de las oportunidades educativas y vocacionales? Cómo se les puede ayudar para que se den cuenta de las consecuencias a largo plazo que tienen sus decisiones hechas a corto plazo?

Cómo pueden los programas de planificación familiar ajustarse a los cambios de funciones de las mujeres? Cómo pueden los programas llegar hasta las mujeres cuya carga se duplica por las responsabilidades dentro y fuera del hogar? Cómo pueden los programas suministrar servicios para las mujeres que tienen muy poco tiempo libre? Mejoras en el uso eficaz de los métodos

Al tanto que los proveedores han tratado de minimizar los efectos colaterales de los anticonceptivos, las mujeres en cambio los consideran un factor esencial para decidir cuáles métodos van a usar, si van a continuar su uso, o si van a iniciar la anticoncepción. Cómo pueden los proveedores prestarle mayor atención a estos asuntos? Cómo se les puede capacitar para asesorar y dar tratamiento con mayor eficacia? Cómo pueden los programas cumplir con las directrices de ampliar los servicios hasta cubrir un enorme y creciente número de clientes que necesitan servicios de anticoncepción, y seguir prestando atención individualizada?

Algunas participantes en los programas del Proyecto de Estudios de la Mujer veían el aborto como un remedio para las fallas de los anticonceptivos, y estaban dispuestas a someterse a abortos en condiciones de riesgo para terminar sus embarazos. Cómo pueden los programas y las políticas de salud prevenir los abortos en condiciones de riesgo? Cómo se pueden fortalecer los programas de asesoramiento postparto y postaborto?

"Trabajar en planificación familiar es como nadar contra la corriente. [Pero] ello es lo que hace a un líder...porque se necesita gran esfuerzo y fuerza de carácter."

Aunque los resultados de las investigaciones son importantes, el PEM considera que las lecciones aprendidas acerca del proceso de investigación pueden también ser útiles para los proyectos del futuro. El proceso construye sobre la idea de sociedades. El modelo del "triángulo" de legisladores y proveedores, de investigadores y grupos de apoyo a las mujeres del PEM podría ser usado o adaptado para diseñar proyectos de investigación. Igualmente, el "triángulo" del PEM también podría ser un modelo útil para diseñar programas y políticas de salud. La colaboración entre estos tres grupos podría proporcionar un vínculo práctico entre aquellos que estudian asuntos de población, aquellos que proveen servicios de salud reproductiva, y quienes usan los servicios de salud.

En los meses venideros, el PEM continuará con los análisis de datos y la diseminación de los resultados. Muchos de los investigadores del PEM siguen examinando los datos cuantitativos y cualitativos de sus estudios, y continuarán sus análisis e interpretación de los resultados. El PEM le dará un enfoque especial al análisis de las variables psicosociales en el uso de los anticonceptivos. Al mismo tiempo, los investigadores seguirán haciendo hincapié en la síntesis total del PEM. En donde los subproyectos en más de un país tienen datos en asuntos análogos, los investigadores harán comparaciones de sus resultados — y analizarán nuevamente cuando sea necesario — para investigar semejanzas y diferencias. Las interrogantes surgidas de un subproyecto son interrogantes interesantes para otro, que abren nuevos senderos de consulta.

En las Filipinas, las investigaciones futuras examinarán la relación entre el uso de planificación familiar y el bienestar económico de las mujeres. Con financiamiento del proyecto POLICY de USAID, los investigadores de FHI y de la Universidad de San Carlos en Cebú, Filipinas, tratarán de comprender mejor el impacto económico de varios patrones de uso de planificación familiar y procreación durante la vida de las mujeres. Ellos estudiarán cómo estos efectos varían con las funciones y expectativas en cuanto al género, con las características demográficas y socioeconómicas de las mujeres, y con las cambiantes oportunidades de políticas y empleo.

Al tanto que el Proyecto de Estudios de la Mujer llega a su fin, los investigadores esperan que las implicaciones de los resultados de la investigación, así como las lecciones aprendidas durante el proceso investigativo se proyecten más allá de los 14 países que participaron directamente en el Proyecto. Creemos que la terminación del PEM no debe ser el final de las discusiones acerca del impacto de la planificación familiar en la vida de las mujeres, si no más bien el comienzo.


Fuente: http://www.fhi.org/en/index.htm


1999-11


Otros textos

Quizás también te interese

Posición del Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragüa ante el debate sobre el aborto durante el proceso electoral

En el proceso electoral nicaraguense ha entrado por primera vez el debate (...)


La Trampa de la Moral Única. Argumentos para una democracia laica

"La Trampa de la Moral Única. Argumentos para una democracia laica" es el (...)


"Católicas por el derecho a decidir" en el marco del 28 de septiembre

Como mujeres Catolicas comprometidas tambien con la vida de las mujeres (...)


Solidariedade coas mulheres portuguesas. 11 de fevereiro, Referendum polo aborto em Portugal

O vindeiro mes de febreiro Portugal sométese a un referendo co fin de (...)


Organizaciones de mujeres exigen el aborto en condiciones de seguridad y confidencialidad en la sanidad pública y en las clínicas privadas

A través de un comunicado, más de 40 organizaciones de mujeres, apoyadas (...)


Campaña Convención Derechos Sexuales y Reproductivos


Latinoamericanas y Españolas por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Video

Encuentro Virtual:Latinoamericanas y Españolas por los derechos sexuales y (...)


1997 - 2017 Mujeres en Red. El periódico feminista