Mujeres en Red
twitter
twitter


Incoherencias e hipocresias

Por Tere Mollá

Visitas: 2443    Enregistrer au format PDF   

Pasadas por fin las elecciones generales ahora toca comenzar a acostumbrarnos de nuevo a nuestras vidas sin los mensajes electorales. Es algo que no cuesta nada, aunque toda la propaganda electoral que ha quedado en las paredes, postes, etc.. y que nadie ha quidado, nos recuerda que estamos en año electoral.

Hoy me siento especialmente crítica con las grandes organizaciones sean de carácter político o no.

A todas ellas les pareció (aparentemente) bien la aprobación de la ley de igualdad entre mujeres y hombres. Sólo tiene un año de vida y ya muchas organizaciones han comprobado que esa alegría inicial comporta derechos inapelables de inclusión de mujeres en listas electorales, en consejos de administración (pese a la moratoria), en las comisiones ejecutivas, en los consejos, comites ejecutivos, y así en un largo etc... o sea en los órganos de dirección de las diferentes organizaciones.

Y ahí comienza la hipocresía, puesto que cuando "toca" comenzar con los procesos electorales para renovar los órganos de dirección de las organizaciones, lo más frecuente de escuchar es aquello de que pese a la ley "las mujeres no participan demasiado" de la vida de las mismas. Y ahí ya salta mi enfado y me explico.

Lo de no participar es una falsedad puesto que cuando intentamos hacerlo lo primero con que nos encontramos es con unos horarios poco compatibles con las necesidades familiares a las que los hombres todavia no se han incorporado.

Despues nos encontramos con los espacios informales de poder o de tomas de decisiones, que ahora se llaman comidas de trabajo, un café "casual" en el momento adecuado, un "aparte" justo en el momento en que a nosostras nos suena el móvil porque la tutora de nuestro hijo quiere vernos, o lo que es peor mantener el discurso de que a nosostras no nos interesan demasiado algunos temas.

Es sencillamente una falta de coherencia con respecto al discurso público de teórico reconocimiento de esa igualdad que acaban por no practicar. Además es una clara exposición de hipocresía con respecto a ese mismo discurso.

Al principio decía que hoy me sentía especialmente crítica y no miento. Espero que esto, con el tiempo, vaya cambiando aunque hoy no soy nada optimista.

Ben cordialment.

Teresa


Blog de Tere Mollá


2008-03


Otros textos

Quizás también te interese

Vigilar la desigualdad laboral es rentable

La Ley de Igualdad obliga a las empresas a cumplir con unos parámetros de (...)


Aprobada en España la Ley de Igualdad. Texto definitivo de la Ley

El Congreso ha aprobado hoy con 192 votos a favor y la abstención del PP la (...)


Sobre el proyecto de Ley de Igualdad

El pasado 16 de octubre, Marisa Soleto, Directora de la Fundación Mujeres, (...)


Las mujeres y sus derechos, ¿mérito o cuota?

Un puesto de trabajo o de responsabilidad debe estar ocupado por quien (...)


Estado Español: El Congreso aprueba la Ley de Igualdad sin votos en contra

El Congreso aprueba la Ley de Igualdad sin votos en contra Todos los (...)


Las Políticas de Igualdad

Micaela Navarro realiza un recorrido por los últimos 30 años de la historia (...)


Recuperemos el espíritu de la Ley de Igualdad

En marzo de 2007 el legislativo aprobó la Ley de Igualdad y con ella dio un (...)


1997 - 2018 Mujeres en Red. El periódico feminista