Mujeres en Red
twitter
twitter


Los movimientos feministas como motores del cambio social

Por Sonsoles Cabo Mesonero y Laura Maldonado Román. Universidad de Salamanca

Visitas: 250668    Enregistrer au format PDF   

La Historia tiende a presentar los avances sociales conseguidos por las mujeres como la consecuencia de un progreso que marcha por sí solo, como el resultado de un proceso en el que, en todo caso, las mujeres no han influido. En cambio, la reconstrucción de la Historia muestra que las mujeres sólo han logrado conquistas sociales allí donde y cuando ha habido mujeres luchando y protagonizando esas conquistas. Han sido las luchas de muchas mujeres, las que nos permiten hoy gozar de derechos que en un pasado muy próximo fueron negados. Mientras no cambien las sociedades en las que vivimos, serán básicamente las reivindicaciones y éxitos de las mujeres las que permitirán seguir avanzando en la igualdad formal -legal- en unos casos y en la igualdad real -de oportunidades y trato.

Las mujeres, igual que los hombres, tienen opiniones y actitudes políticas e ideológicas muy diversas porque tienen intereses muy diferenciados, pero como seres humanos tienen una serie de derechos comunes que van desde el derecho al trabajo, a la libertad de expresión, a participar activamente en la política, a estudiar, al sexo, y también al merecido descanso después de largas jornadas de trabajo, el derecho al ocio, la cultura y los aspectos lúdicos.

Ridiculizar las cuestiones que afectan a los derechos de las mujeres es una estrategia en la que se han empeñado siempre los sectores más inmovilistas de la sociedad.

Frecuentemente, muchos de los problemas de las mujeres han sido problemas "invisibles", desde la "doble jornada" (en el trabajo y en casa) hasta el llamado "techo de cristal" (barrera no explícita que suelen encontrar las mujeres para alcanzar puestos directivos en las empresas públicas y privadas).

El hecho de intentar mantener a la mujer oculta en casa ha sido una forma de mantenerla oculta. Lo que no se ve no existe. La nueva mujer, la mujer con derechos, se ha hecho presente precisamente al salir a trabajar fuera de casa y al llegar a exigir lo que a una le corresponde sin sentirse mal por ello, en definitiva, ser personas independientes que actúan en consecuencia. Pero en estos momentos en los que la estrategia de ridiculización no se considera políticamente correcta, algunos tienden a adoptar la estrategia del silencio. Se oculta no sólo lo que tiene que ver con el feminismo sino lo que tiene que ver con las mujeres, sus derechos y sus organizaciones.

Lo que está pasando en estos momentos en los movimientos feministas suscita una serie de reflexiones: en primer lugar, el feminismo está actualmente visible básicamente en los ámbitos académicos, en la investigación y en el enunciado de los cambios sociales, pero más escasamente en la opinión pública. Como movimiento social, aparentemente está poco activo.

No podemos decir que no haya mujeres trabajando por el feminismo, reivindicando la igualdad, luchando por ella, pero no se facilita su presencia pública, con el argumento de que no interesa ,que carece de sentido. Ciertos sectores de la sociedad, a los que no les interesa la igualdad, han intentado, aislarlo, ocultarlo. Por eso, han dejado que sea una cosa de mujeres y para mujeres, pero que no merece mucho la pena compartir entre todos.

Sin embargo, las mujeres están saliendo adelante y en muchos países se han dado avances importantes en los últimos años. La principal causa para que esto sea así es que la educación se impone, y en los países más adelantados no sólo se está alcanzando la igualdad en los niveles educativos más altos, sino que es está haciendo con grados de aprovechamiento más fructíferos.

En las sociedades más avanzadas de nuestro tiempo, en general, y los movimientos feministas en particular, son fuerzas vivas y muy activas que difícilmente van a poder ser paradas por muchas estrategias que se invente para contrarrestarlas.

El proceso es tan imparable que la mayoría de la opinión pública ha asumido que se trata de uno de los principales motores actuales del cambio social. Los cambios logrados para alcanzar la igualdad formal y las acciones positivas para avanzar en la igualdad real han sido instrumentos de utilidad para la igualdad de la mujer.

Este es el camino para que interpretemos bien la declaración Universal de Derechos del hombre, que empieza diciendo: "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos". Este es el camino para hacer ciudadanos , es decir, personas libres iguales, autosuficientes, a las que su comunidad reconoce el derecho a ejercer todas sus capacidades y potencialidades, porque ser ciudadano o ciudadana no es sólo tener derechos civiles (libertades), ni sólo derechos políticos (participación en la res pública), es también tener derechos sociales (económicos, culturales y sociales) para poder sentir que todos y todas formamos parte de una comunidad.

LOS MOVIMIENTOS FEMINISTAS

Se considera que los movimientos feministas tienen su origen en la Declaración de los derechos universales de igualdad y de libertad promovidos en la Revolución Francesa y en la Ilustración, donde las mujeres tomaron conciencia de su situación y comenzaron a reivindicar la igualdad en todos los terrenos, tanto en derechos como en oportunidades y no solo para varones.

Recientemente, muchas voces sabias nos dice que el feminismo ya no es necesario porque las mujeres ya han resuelto sus problemas. ¿Es este análisi correcto? es evidente que se pueden dar respuestas diferentes, todas con argumentos convincentes.

En los setenta se afirmaba que el movimiento feminista era un fenómeno nuevo, desde sus propias filas surgió la tesis contraria. Apoyado por le trabajo de las historiadoras, las feministas y con ellas los interesados en los movimientos sociales redescubrieron el sufragismo. El olvido del movimiento sufragistas que contrastaba con la memoria sobre el movimiento obrero del siglo XIX formaba parte de la "invisibilidad" de las mujeres. Un movimiento que había sido importante, potente y que ningún análisis político histórico riguroso podía ignorar, había caído, sin embargo, en el más completo olvido.

El descubrimiento del sufragismo permitió ver que las mujeres no convertirían por primera vez en un movimiento social en los setenta y que por tanto no eran un "nuevo" movimiento. Las mujeres, al calor de la Revolución francesa se habían cuestionado su situación social y el rol que les había asignado. Se comprometieron con la revolución porque pensaron que sus demandas serían atendidas. Mientras los revolucionarios debatían sobre los derechos del hombre, plantearon los derechos de las mujeres indicando que como grupo social tenían una especificidad que debía ser tomada en cuenta. No sólo sus demandas finalmente no se incorporaron a la agenda política, sino que se las persiguió, se las encarceló y, en muchos casos se las guillotinó por defender estas ideas.

Las sufragistas recogieron el testigo es esta generación de mujeres. Aceptaban el análisis sobre la situación de inferioridad de las mujeres, es decir, su discriminación y pedían el acceso al mundo público del cual habían sido excluídas. Si bien, planteaban diversas reivindicaciones como el derecho a la educación y a poder tener un trabajo remunerado, convirtieron a la participación política en el medio para conseguir las otras demandas. El derecho al voto se convirtió, así, en el aglutinante de la movilización de las mujeres. Esto demuestra el respeto al parlamento y a la democracia representativa que tenían, cuando otros sectores sociales consideraban que sus reivindicaciones jamás podían ser atendidas por los parlamentos democráticos y que éstos debían ser eliminados.

El movimiento sufragista se desintegra poco antes de que se les otorgue el derecho ,al voto a las mujeres en muchos países occidentales. Al igual que ahora, conseguido el voto para las mujeres se estimó que el feminismo ya no tenía razón de ser. Sin embargo, a finales de los setenta hay una nueva rebelión de las mujeres en contra de sus situación social que se considera que es discriminatoria. resurge el feminismo como un movimiento social y su movilización no es sólo social, sino que se traslada también a las instituciones políticas económicas y culturales.

En este momento, las reivindicaciones de las mujeres se plantean en tres grandes áreas de actuación, no sólo piden acceso a las actividades y puestos de los que están excluidas.

En primer lugar, señalan que su biología no las condiciona para ser exclusivamente madres. Que tienen derecho a la sexualidad, al control de su cuerpo y a decidir libremente sobre su maternidad.

En segundo lugar, plantean que las relaciones entre los hombres y mujeres tiene un componente de poder.

En tercer y último lugar, señalan que existe una dicotomía entre lo público (la economía, la política y cultura) y lo privado (la familia) y que el rol que tiene en el ámbito privado es tan importante para el funcionamiento social como el público. La familia es también una unidad de producción de bienes y servicios.

En estas tres nuevas áreas de demandas feministas surgen las reivindicaciones concretas que centran las movilizaciones: el derecho al aborto; la paridad como forma de terminar con la jerarquía hombre/mujer y el poder masculino; y la exigencia de que el trabajo doméstico y los servicios que hacen las mujeres en el hogar sean reconocidos y compartidos. Muchas de estas demandas son incorporadas a la agenda de los poderes públicos que comienzan a implementar políticas específicas. Sin embargo, en muchos casos esta incorporación a la agenda pública no ha hecho que las actuaciones cambien efectivamente la realidad. Las estadísticas siguen mostrando que existe discriminación hacia las mujeres.

¿Ha desaparecido el movimiento feminista? Quizás conviene comenzar por recordar que un movimiento social no es un partido político o una organización que mantiene su existencia independientemente del grado de participación, movilización o acceso a los medios de comunicación. Un movimiento social. Esta diversidad es la que ha caracterizado a los movimientos feministas antes y ahora.

Si comparamos las distintas oleadas feministas lo que tienen en común sus demandas es que se basan en la constatación de que el sexo biológico se convierte en género social. Es decir, el hecho de ser mujer no es sólo un fenómeno biológico; sobre la biología se le construye un rol social y unos ámbitos de participación que constituyen su género. A este género se le asigna un estatus inferior que se traduce luego en la discriminación. Las sociedades y su organización social, económica y cultural ha cambiado históricamente. Sin embargo, en cada caso se ha mantenido esta jerarquía entre los géneros y esta discriminación. Por eso el feminismo reaparece a través del tiempo. Como la expresión en cada período histórico es diferente, las mujeres se han encontrado con discriminaciones de diferente tipo y en cada uno de los períodos de "resurrección" del feminismo se plantean reivindicaciones específicas.

Existe un movimiento de mujeres que es más amplio que el movimiento feminista. Esto es verdad. Pero no se puede olvidar que las conquistas de las mujeres han estado asociadas a la movilización feminista. Si hoy muchas mujeres no feministas o antifeministas tienen derechos políticos y pueden realizar otras actividades en el mundo público, es porque otras mujeres, las feministas lucharon por ello, en algunos casos dejando su vida en el camino.

LA MUJER ESPAÑOLA

La situación de las mujeres en los últimos años del siglo XX en este país. Todas estas mujeres parecen que han conseguido la igualdad con respecto a los hombres, pero esto es sólo apariencia. Las libertades y los aspectos en los que estas mujeres han logrado la equiparación con el grupo masculino en realidad sólo representan la espuma de la sociedad y todo ello, por tanto, no representa una situación de igualdad sino solamente la apariencia, en aspectos concretos y formales, de esta pretendida equiparación.

La situación de las mujeres del llamado primer mundo es muy semejante aunque hay matices que diferencian diversos grupos atendiendo a la clase social, al nivel cultural, al nivel de desarrollo político del país en el que reside, etc.

La clase social, el nivel cultural, el espacio geográfico concreto en el que habita, la religión dominante y la fuerza de la misma en la sociedad, el desarrollo político, etc., son, entre otros factores, categorías de análisis de las que no se puede prescindir al valorar la situación femenina, pues también es muy diversa según los diferentes grupos que se deducen de las anteriores categorías citadas. Por todo ello e insistiendo en lo anteriormente dicho, la situación femenina no puede generalizarse ni siquiera dentro del propio Estado español. A pesar de ello, todas las mujeres, en mayor o en menor medida, tienen algo en común, esto es la subordinación al género masculino. Esta subordinación ofrece variadas perspectivas y mayor o menor intensidad, pero todas las mujeres sufren y muchas de ellas pugnan por eludirla, lamentablemente no todas.

Tampoco puede olvidarse el nivel laboral e incluso la situación familiar de cada mujer para poder definir su grado de subordinación y las posibilidades de igualdad con el grupo masculino. Todo esto es matizar demasiado pues llevaría a la afirmación de que cada mujer es una situación determinada y diferente y, aunque hay cierta verdad en esta afirmación, una cierta globalización puede hacerse y es útil para intentar un acercamiento a la situación actual de las mujeres españolas.

Sólo un grupo muy reducido puede demostrar a la sociedad su emancipación con respecto a los hombres de su familia. Es una minoría integrada por mujeres encuadradas en los grupos privilegiados. Son mujeres que gozan de una desahogada situación económica debida a su origen familiar o a su condición de buenas profesionales de cualquier ámbito. Pero esta mujeres que socialmente se desenvuelven solas, con autonomía y libertad, son una minoría si se tiene en cuanta a la totalidad del país. La mayoría de las mujeres españolas viven en sus casas dedicadas a las tareas domésticas. Esto no es impedimento para que también tengan una actividad laboral fuera de sus casas cuando la unidad familiar requiere su colaboración económica. Estas mujeres sufren la presión social que las responsabiliza de todo lo doméstico, a pesar de ser buenas profesionales. El patriarcado mantiene la asignación de tareas, y aunque tolera que desempeñen trabajos públicos remunerados, de cualquier nivel, desde registradoras de la propiedad hasta asistentas por horas, esto se debe a que en cada caso la economía familiar precisa de su contribución pero no las exime del cumplimiento de sus obligaciones familiares.

Esta actividad laboral de las mujeres puede inducir a pensar que las mujeres han logrado la igualdad con los hombres pues se les permite acceder a cualquier puesto de trabajo. La ley defiende esta situación que en realidad es una falacia, puesto que, aunque existe la posibilidad teórica de acceder a cualquier puesto de trabajo, hay que valorar las posibilidades reales que tienen las mujeres para ello. Pero además, hay que reconocer que esto supone una doble carga, ya que no se les exime en la mayoría de los casos, como antes señalaba, de sus obligaciones domésticas, que no suelen compartirse. Su trabajo les permite gozar de los bienes suficientes para comprar ayuda doméstica en algunos casos, pero la mayoría de las mujeres trabajadoras soportan la doble jornada, el cumplimiento de ambas obligaciones, profesionales y domésticas.

Por tanto, aunque hay libertad laboral y en teoría las mujeres se han equiparado en este aspecto con los hombres, esto oculta una situación injusta, pues las profesionales femeninas siguen siendo responsables de las tareas domésticas, cosa que repercute en su actividad laboral sobre todo en las actuaciones relacionadas con la promoción, ascensos, etc. Junto a esto, es necesario valorar también las dificultades y costes que las mujeres han sufrido para conseguir un puesto de trabajo y si han sido equiparables a las de los hombres de su mismo nivel. Habría también que valorar la cualificación de cada uno en niveles semejantes.

Mi segundo punto de reflexión, que aunque las posibilidades laborales para las mujeres no suponen la igualdad con los hombres, si son una vía de acceso a la libertad. Esta es una idea muy importante, sobre todo para las mujeres delas jóvenes generaciones. La mayoría de ellas luchan por tener su puesto de trabajo y ser independientes. La situación es muy diferente para las mujeres nacidas en los años cuarenta y cincuenta. De este grupo es sólo una minoría las que han accedido al mundo laboral. La mayoría permanece como amas de casa, que es para lo que se les había educado, tanto las de las clases altas como las de las bajas. Las que no han accedido al mundo laboral dentro de las clases altas, cuando los hijos son mayores, las más inquietas llevan a cabo algunos trabajos eventuales y subsidiarios y las de las clases inferiores, si las necesidades económicas familiares lo requieren "echan horas" en alguna casa.

La situación es muy diferente según la edad de las mujeres. No puede considerarse un solo modelo o una sola mentalidad femenina, hay que tener en cuenta todos los cambios políticos y socioeconómicos que se han desarrollado a lo largo del siglo XX y que han influido en la evolución de la educación y actividad de las mujeres.

La guerra civil del 36, había sacado a las mujeres de sus casas y las había llevado a trabajar ocupando los lugares de los hombres que combatían. Luego fue difícil que volvieran de buen grado a sus casas, perdiendo la libertad que habían tenido. Otro hecho importante fue el mayo del 68. En él se planteaba un nuevo pensamiento para la sociedad occidental. Los/as niños/as que nacieron a partir de entonces fueron educados a partir dentro de otros esquemas mentales; bien es cierto que no siempre, pero sí en bastantes casos. Esto ha dado lugar a que las mujeres y algunos hombres hijas/os de aquel acontecimiento, tengan una mentalidad diferente. Esta situación para el caso español se unió a la llegada de la democracia a partir de 1975. Todo ello ha dado lugar a que se hay producido un importante cambio para estas nuevas generaciones. Ahora casi la totalidad de las mujeres son conscientes de que no debe haber restricciones a su proyección social y que no tienen porque estar subordinadas a maridos, padres, hermanos, hijos, etc. Por ello lucha y reivindican la igualdad de derechos, obligaciones, etc. Además, como algunos hombres son conscientes de esta situación, sería deseable que todo ello tuviera una proyección social que ofrezca un futuro mejor y más justo para las mujeres.

Fuente: http://www.hegoak.com/lesb/lesb-f1.html



2005-03


Otros textos

Quizás también te interese

Organizaciones de mujeres: la autoridad compartida

El siglo XIX fue testigo de un hecho insólito en la historia de la (...)


Feminismo ¿Conflicto intergeneracional?

No te pierdas esta intervención de Alicia Miyares reflexionando sobre el (...)


10.000 mujeres se reunieron en Marsella en la Marcha Mundial de Mujeres

La Marcha fue el colofón de una serie de encuentros en foros temáticos (...)


El movimiento feminista en España en los años 70

Teniendo a la derecha franquista enfrente y al lado una izquierda para la (...)


Por qué necesitamos una izquierda feminista

Pertenezco a un grupo bastante pequeño de mujeres norteamericanas (...)


El papel del movimiento feminista en la consideración social de la violencia contra las mujeres: el caso de España.

Aunque la violencia contra las mujeres no es un fenómeno nuevo, en los (...)


Feminisms and Activisms. Annual Review of Critical Psychology - 4 -

The fourth issue of Annual Review of Critical Psychology is hot off the (...)


1997 - 2017 Mujeres en Red. El periódico feminista