Mujeres en Red
twitter
twitter


Intervención en el Foro Pekín+10 de Madrid de Leyre Pajín

Visitas: 5288    Enregistrer au format PDF   

Fragmento de la Intervención realizada en el Foro Pekín + 10 en Madrid por la Secretaria de Estado de Cooperación Internacional.Leyre Pajín presentó en el foro la mesa "Diálogo y encuentro entre culturas".


Mi agradecimiento en primer lugar a las organizadoras del evento, a todo el equipo de la Secretaria General de Políticas de igualdad y a Soledad Murillo, como impulsora, porque creo que es un acierto que este año, conmemorando el 8 de marzo y aprovechando la coyuntura de la celebración de la 49 sesión de la condición jurídica y social de la Mujer en Naciones Unidas, podamos aprovechar un foro en nuestro país para hacer un repaso por las conquistas conseguidas y los retos por conquistar.

Os doy la bienvenida asimismo a todos y a todas las que habéis decidido pasar esta mañana de domingo compartiendo algunas reflexiones y miradas sobre el mundo, y espero que después de la intervención de Gema, haya tiempo para abrir un pequeño debate para contar con todas vuestras opiniones y sugerencias.

Ya sabéis que este es un gobierno que escucha, que dialoga, y yo en su nombre, en nombre del gobierno tengo que deciros que estoy encantada de foros como éste que nos sirven para encontrarnos con opiniones diversas. No vamos a dejar de organizar foros como éste, porque es la única garantía de gobernar no sólo de cara a los ciudadanos y ciudadanas, sino fomentando y contando con una ciudadanía activa.

Durante estos días, se ha hablado de muchas cosas aquí, aunque fundamentalmente de ciudadanía, de ese estatus de ciudadanía por el que estamos luchado desde hace siglos y que para las mujeres sigue estando incompleto, sobre todo en países en desarrollo, con democracias débiles.

Se ha hablado de feminismo, de igualdad, de poder, de leyes y de obstáculos aún pendientes. Y hoy cerramos este ciclo con una mirada sobre todas las culturas, sobre la interculturalidad. Tengo que decir que es una buena manera de cerrar un ciclo por la igualdad, porque estoy convencida de que el reto actual del feminismo es el reto también de la globalización y la interculturalidad, y este reto hay que afrontarlo con pactos de mujeres en todo el mundo. Porque por encima de las diferencias, todas las mujeres del planeta han sufrido y sufren la misma dominación y las mismas formas de discriminación. No he dejado de observarlo en todos los países por los que he pasado en este último año.

Por eso la fuerza del feminismo reside precisamente en su capacidad para denunciar singularidades que hay que erradicar, independientemente de nacionalidades, credos, religiones y culturas. Porque el feminismo es un internacionalismo que reclama un modelo de democracia que sirva tanto a las sociedades desarrolladas, como a las que están en proceso de desarrollo. Y a él nos aferramos todas las que queremos cambiar y mejorar este mundo.

Desde la celebración de la primera conferencia de Naciones Unidas sobre la Mujer, en México en 1975, hasta la actualidad la comunidad internacional ha intentado de manera constante aunar esfuerzos para combatir la desigualdad. La actuación se ha desarrollado desde el punto de vista programático sin que, en muchas ocasiones, se haya tenido la suficiente voluntad política para la consecución de los avances reales. Asuntos como el empleo, la salud, la educación, los derechos reproductivos o la lucha contra la violencia de género han sido proclamados prioritarios en diversas ocasiones, sin que aún sea objetivos incorporados a los plenos derechos de las mujeres.

Hoy después de diez años de la última Conferencia de Beijing, y teniendo en cuenta la reafirmación de los compromisos de la plataforma de acción que se está produciendo estos días en Nueva York, es positivo valorar los progresos que se han producido, aunque se han incorporado nuevos desafíos. Esta semana leíamos en la prensa española como la reforma del código de familia en Argelia sigue sin respetar los derechos humanos de las mujeres, manteniendo la tutoría masculina sobre la mujer y todavía asistimos a veces con cierta impotencia desde los estados, a prácticas intolerables como la ablación en varios países de Africa.

Los objetivos del desarrollo del milenio que como sabéis es el compromiso que tenemos todos los gobiernos y los estados para erradicar la pobreza y el hambre, no representan una plena visión de la equidad de género. Eso se traduce entre otras cosas, en que presionados en parte por la actitud de gobiernos conservadores en estos momentos, hayan quedado reducidos los objetivos de salud y derechos reproductivos de las mujeres, que se han limitado a la muerte materna o las infecciones de SIDA, con lo que ello significa para reducir la mortalidad infantil y combatir otras enfermedades. Por eso quizás esta revisión de la “Plataforma de Acción de Beijing” nos aporte un nuevo impulso de apoyo a las políticas de género en todos los países y en los países en desarrollo en particular.

Me imagino que todas vosotras sois conscientes de que llevamos apenas un año en el gobierno. Pero un año ha sido suficiente para dar un giro a lo que este gobierno entiende que tiene que ser la igualdad en su acción de gobierno. La igualdad no se ha traducido sólo en un gobierno paritario y en buscar un equilibrio de mujeres en los ámbitos de poder. La igualdad está siendo una de las señas de identidad en todas las políticas públicas que se están aplicando. También en la política exterior y de cooperación, el objetivo de la igualdad ha pasado a formar parte de la agenda política.

Como Secretaria de Estado de Cooperación hoy puedo comentaros, sin ocultar mi satisfacción, que el nuevo Plan Director de Cooperación Internacional que acabamos de aprobar para el periodo 2005-2008, además de ser un Plan realista y ambicioso contempla por primera vez. la equidad de género como uno de los ejes transversales de las políticas de desarrollo que vamos a impulsar desde nuestro país.

Como consecuencia de esto además, hemos aprobado en el Consejo de Ministros del pasado viernes un Acuerdo Marco con el Fondo de Naciones Unidad para la Mujer (UNIFEM) para la ejecución de programas de desarrollo dirigidos al avance de las mujeres en los países en desarrollo.

Y esto, queridas amigas, es otra consecuencia de la paridad. Es la responsabilidad que sentimos todas las mujeres que en estos momentos estamos en la primera línea de la acción política. Creo que todas tenemos que contribuir desde todos los ámbitos donde estamos, a conseguir el bienestar y el desarrollo de todas las mujeres. Y en mi caso, sobre todo porque estoy plenamente convencida de que sólo así será posible alcanzar la paz y el desarrollo.

Soy una convencida más del hecho de que las mujeres han desempeñado claramente un papel de reconciliación a lo largo de toda la historia. No en vano el Nobel de la Paz ha sido el que mayoritariamente se ha otorgado a las mujeres como recompensa a su trabajo en distintos campos. Algunas han llevado sus principios de paz desde la política y la acción social, otras desde movimientos feministas, pero todas han movilizado a mujeres a la no violencia y han contribuido a solucionar los mayores conflictos en sus países.

Por eso es evidente que a más desarrollo de las mujeres, más democracia, más paz y a la inversa. Y lo que está claro es que una democracia se construye mejor incluyendo a las mujeres y siendo reconocidas no sólo en el ámbito público sino también en el ámbito privado.

Ese es nuestro reto, y desde luego es mi reto personal, en la medida que pueda contribuir desde la responsabilidad política que tengo en estos momentos. Mi empeño y me atrevería a decir el de todas mis compañeras en este gobierno, pasa por conseguir la igualdad real que tanto anhelamos. Esto significa avanzar en los cambios estructurales necesarios para que no haya retrocesos. La igualdad tiene que estar presente en este sentido en todos los ámbitos institucionales y en todos los espacios de socialización, porque de lo contrario no habrá cohesión social y la libertad será sólo el privilegio de unos cuantos.



2005-03


Otros textos

Quizás también te interese

Informe del Lobby Europeo de Mujeres para Beijing + 10

Informe alternativo del Lobby Europeo de Mujeres haciendo balance de las (...)


Las mujeres africanas analizan su situación ante Beijing + 10

Las ONGs africanas estan preparando informes alternativos a los de sus (...)


Webs básicas para el seguimiento de Beijing + 10

Enlaces a la web oficial de la ONU sobre el evento y a otras webs que (...)


Se aprueba finalmente la resolución de Pekin+10 descartando la propuesta de EEUU

Crónica sobre la resolución aprobada finalmente en Pekin + 10. El Vaticano (...)


Manifestación en las calles de NY... recaudación para devolver la "ayuda" de EEUU

Después que la representante norteamericana nos pasara la factura por los (...)


Pekin+10, mujeres hacia la reafirmación de sus derechos

Tras sus objeciones a la palabra “aborto”, el fundamentalismo (...)


En Pekín + 10, la actriz Meryl Streep denuncia pocos avances

La actriz estadounidense, Meryl Streep, pidió acabar con la discriminación (...)


1997 - 2018 Mujeres en Red. El periódico feminista