Mujeres en Red
twitter
twitter


Pekin+10, mujeres hacia la reafirmación de sus derechos

Por Red de Salud de las mujeres latinoamericanas y del Caribe

Visitas: 4183    {id_article}  

El año 2005 es un hito para la condición de las mujeres de todo el mundo. Se conmemoran diez años de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer de Naciones Unidas realizada en Beijing en 1995, al igual que los 30 años de la histórica primera Conferencia Mundial de la Mujer realizada en México, en 1975.

La Conferencia de Beijing, a la que asistieron 180 delegaciones gubernamentales y 2.500 organizaciones no gubernamentales, hizo suyas las reivindicaciones sobre igualdad y equidad de género, vinculando a los gobiernos y a la sociedad en su conjunto con las acciones en pro del avance de las mujeres, con la protección de sus derechos humanos, y su acceso a instancias de decisión y a responsabilidades compartidas en igualdad de condiciones que los hombres. Incorporó, asimismo, conceptos instaurados por tratados y conferencias anteriores, tales como la CEDAW, la Declaración de Viena, y la Declaración Universal de Derechos Humanos, entre otros, lo que la hace especialmente inclusiva.

Al definir doce esferas de especial preocupación donde las mujeres y las niñas continúan encontrando múltiples barreras para el reconocimiento de sus derechos, y al definir medidas para avanzar en la superación de dichos obstáculos, la PAM se hizo parte del mundo de las mujeres en sus distintas y muchas veces duras realidades. Así forjó un compromiso ético y político para los gobiernos que firmaron dicho documento, compromiso que ahora están obligados a cumplir.

Algunas o todas esas áreas de especial preocupación las reconocemos hoy más que nunca en nuestros contextos nacionales y regionales:

- La persistente y creciente carga de la pobreza que afecta a la mujer
- Las disparidades y desigualdad de acceso a la educación y capacitación
- Las disparidades y desigualdad de acceso a la salud
- La violencia contra la mujer, la que se potencia en situación de conflictos armados
- La desigualdad en las estructuras y políticas económicas y en el acceso a recursos
- La desigualdad en el ejercicio del poder y en la adopción de decisiones
- La falta de mecanismos para promover el adelanto de la mujer
- El irrespeto, y la promoción y protección insuficientes de sus derechos humanos
- Los estereotipos y desigualdad de acceso y participación de la mujer en todos los sistemas de comunicación
- Las desigualdades basadas en el género en la gestión de recursos naturales y protección del medio ambiente
- La discriminación contra la niña y violación de sus derechos

En los diez años transcurridos desde la Conferencia de Beijing, los procesos mundiales de revisión de la implementación de sus acuerdos han identificado algunos avances para hacer realidad los acuerdos de la PAM, en especial en el terreno legislativo. Efectivamente, han surgido legislaciones para hacer frente a la violencia de género, por ejemplo, aunque en general han sido débiles para sancionar efectivamente estos delitos. Asimismo, en la mayor parte de los países el tema de la equidad de género está presente en los discursos oficiales e incluso en las políticas y programas gubernamentales, aunque a niveles todavía insuficientes o con poca consistencia. Podría decirse que el género “se puso de moda”, pero en la práctica institucional esto no siempre culmina en el avance de las mujeres.

Por el contrario, la generalidad es la persistencia de barreras para el total cumplimiento del consenso de Beijing, y por ende, para el reconocimiento y vigencia de los derechos de las mujeres. La emergencia de problemas críticos derivados de los modelos económicos y del proceso de globalización neoliberal, el debilitamiento del papel del Estado junto a la creciente privatización de bienes y servicios públicos, el aumento de la pobreza y la indigencia con un impacto diferenciado y desproporcionado en mujeres y niñas/os, el desempleo endémico y las condiciones precarias de empleo femenino, la clara inequidad en la distribución del ingreso, la persistencia y aumento de la violencia con sesgo de género, los atentados contra el laicismo de los Estados y las reacciones conservadoras y fundamentalistas en contra de los derechos sexuales y reproductivos, constituyen algunos de los muchos obstáculos para el mejoramiento de las condiciones de vida de las mujeres. Los que se suman y potencian con las discriminaciones milenarias presentes en nuestras sociedades.

Más aun. Enfrentamos ahora una propuesta de acción global que tiende a debilitar más los avances hacia la equidad e igualdad de género: el progresivo impulso de las Metas de Desarrollo del Milenio, propuesta surgida el año 2000 bajo el alero de la Cumbre del Milenio de Naciones Unidas y donde las organizaciones de mujeres tuvieron nula participación en su desarrollo, que en la práctica retrocede significativamente en las conquistas de las mujeres en la Conferencia de El Cairo y Beijing e ignora, por ejemplo, el paradigma de los derechos sexuales y derechos reproductivos.

De allí que para la plena vigencia de los derechos humanos y la consolidación de la ciudadanía de las mujeres y niñas en condiciones de igualdad con los hombres en este tercer milenio, parece ser necesario poner todos los esfuerzos en propuestas de acción urgentes de todo el movimiento de mujeres en alianza con otros sectores sensibles de la sociedad civil, y en la interpelación y exigencia directa a los gobiernos y a los organismos internacionales para que reasuman sus compromisos históricos.

Las acciones de las mujeres organizadas presentes en estos momentos en la Sesión 49 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW, por su sigla en inglés), de Naciones Unidas, donde se revisa la implementación de la PAM como parte del proceso Beijing + 10, se dirigen precisamente a enfrentar los embates contrarios a la Plataforma de Acción por parte de la delegación norteamericana y sus aliados, que cuestiona la interpretación de cada término en torno a la PAM, en una política obstructiva reiterada ya conocida. Las presiones de la delegación norteamericana intentan influir en la redacción del borrador del documento final, de tal forma que explícitamente señale que con la aprobación de los documentos “no se crean nuevos derechos humanos en el plano internacional y no se incluye el derecho al aborto”.

De esta forma, tras sus objeciones a la palabra “aborto”, el fundamentalismo religioso del gobierno de Bush intenta ocultar e invisibilizar otros hechos más relevantes: que el desarrollo, la equidad, la igualdad y la ciudadanía están negados para las mujeres; que los recursos, el trabajo digno, la participación social y política, están lejos aún de su alcance; que la salud como un derecho y las decisiones autónomas sobre sus cuerpos y sus sexualidades, y el goce integral de sus derechos humanos, son aún una utopía.

Por ello, quienes hoy, lejos del escenario de Naciones Unidas en Nueva York, recibimos los despachos noticiosos diarios del Pool de Mujeres en los Medios, estamos expectantes ante el final de este proceso. Será probablemente como una muerte anunciada: la derrota de las propuestas fundamentalistas lideradas por Bush y secuaces, las que deberán ser rechazadas por la comunidad internacional, si la cordura y sensatez prevalecen.

Fuente: Red de Salud de las mujeres latinoamericanas y del caribe

Recursos útiles sobre el desarrollo de la 49º Sesión de la CSW:

http://www.womensmediapool.org/
http://www.peacewomen.org/
http://www.radiofeminista.net/
http://www.un.org/womenwatch/daw/
http://www.iwhc.org/
http: //www.beijingandbeyond.org/
http://www.choike.org/nuevo/



2005-03


Otros textos

Quizás también te interese

Se aprueba finalmente la resolución de Pekin+10 descartando la propuesta de EEUU

Crónica sobre la resolución aprobada finalmente en Pekin + 10. El Vaticano se (...)


Intervención en el Foro Pekín+10 de Madrid de Leyre Pajín

Fragmento de la Intervención realizada en el Foro Pekín + 10 en Madrid por la (...)


¿Dónde queda el punto “J” de las mujeres?

Mientras la comunidad internacional se prepara para la 49th sesión de la (...)


Manifestación en las calles de NY... recaudación para devolver la "ayuda" de EEUU

Después que la representante norteamericana nos pasara la factura por los (...)


La ley contra la violencia de género y la futura ley de igualdad en España, un referente en Beijing+10

"La modernización implica reflejar que la sociedad es mixta", ha recordado (...)


Soledad Murillo en Nueva York: "Espana se mantiene firme en su compromiso con la Plataforma de Accion de Beijing"

Sobre la intervencion de Soledad Murillo, Secretaria General de Igualdad (...)


"Beijing y más allá": Semana de acción global por los derechos de la mujer

Organizaciones y redes de mujeres del mundo llaman a participar del 1 al 8 (...)


1997 - 2018 Mujeres en Red. El periódico feminista