facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

Estaba convencida en un principio de que se trataba de un error por su falta de experiencia en el cargo o de ignorancia pero en sus declaraciones posteriores lejos de intentar arreglar el entuerto se ha reafirmado: Ana Mato considera que da igual llamarle violencia familiar a la violencia de género

La Ministra Ana Mato quiere liquidar a tres días de su toma de posesión y de un plumazo años de lucha por los Derechos Humanos, horas y horas de trabajo en Naciones Unidas para conceptualizar esta lacra social, años y años de lucha en reconocimiento de los derechos de las mujeres. Supongo que la intención de la Ministra es arrasar con las políticas socialistas… ¿pero la ministra está dispuesta a hacerlo a cualquier precio? ¿a costa de la vida de las mujeres?

Sin duda Zapatero ha hecho muchas cosas mal, pero algunas las hizo bien. La Ley Integral contra la violencia de género no puede considerarse en clave partidista, fue una victoria de toda la sociedad.

Veamos, tal como ha recordado hoy la compañera Marisa Soleto la violencia doméstica o familiar denomina aquella violencia por el lugar donde se produce en lugar de hacer referencia directa a las causas. “La violencia de género la sufren las mujeres por el hecho de ser mujeres”.

Intentar reducir de nuevo la violencia contra las mujeres a un asunto familiar es no sólo es un desatino político sino una falta de respeto a todas las mujeres.