facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

Al final después de tanta “primavera árabe” y tanta alegría va a resultar que el otoño árabe no sólo es para las mujeres que sufrirán la presión de gobiernos islámicos supuestamente victoriosos en las elecciones considerablemente precarias que se están celebrando y en la que sólo ellos han tenido apoyo económico para organizar la campaña electoral.

10 muertos y más de 500 heridos en las últimas horas en El Cairo son ejemplo de que las cosas no están bien para nadie. Pero a menudo para las mujeres hay un plus. A las chicas detenidas durante el mes de mayo se les obligó entre otras cosas a hacerse pruebas de virginidad.

Este fin de semana, la imagen de un cuerpo medio desnudo de una mujer a la que la policía seguía golpeando tirada en la calle ha dado la vuelta al mundo y ha vuelto a recordar las desigualdades incluso en las peores circunstancias.

En desagravio a ella como símbolo de la brutal represión que se está viviendo de nuevo en El Cairo contra quienes se atreven a recordar que el ejercito continúa manipulando la historia del país se ha lanzado una convocatoria en las Redes Sociales para manifestarse el próximo viernes 23 de diciembre en la Plaza Tahrir: la Marcha de Un millón de mujeres.

Recomiendo para conocer más sobre lo que está ocurriendo estos días leer a Olga Rodríguez: A lo que las autoridades egipcias llaman contención.