facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

Empiezo mi nota advirtiendo que puedo herir la sensibilidad de algunas personas… pero es que como en tantos otros casos en España, con el caso de Aminetu Haidar no se está afinando.

Vaya por delante mi total solidaridad con el pueblo saharaui. Me sumo sin duda a reclamar el cumplimiento del referendum de autodeterminación pendiente desde hace años y bloqueado por Marruecos.

Me pareció comprensible estrategicamente en un principio que Aminatu Haidar se enrocara en el aeropuerto de Lanzarote con una huelga de hambre para llamar la atención sobre el comportamiento marroquí y para poner el foco en la causa tristemente olvidada del Sáhara Occidental.

Me llamó la atención que el embajador de Marruecos en España organizara una rueda de prensa hace dos semanas y hablara no sólo por Marruecos sino por España… podría haber dicho que no se trataba de un problema de Marruecos y basta, pero en varias ocasiones incluyó a España en el mismo saco… “no es un problema de Marruecos y España, es el problema de Aminetu Haidar” queriendo escenificar “la estupenda comunicación” entre España y Marruecos en la que la activista saharaui quedaba fuera y tenía las de perder.

Me pareció interesante la nota de la Secretaría de Estado de Estados Unidos pidiendo el respeto a los derechos humanos de Aminetu Haidar. Y me ha parecido una buena decisión que el Ministro Moratinos enviara a una de las personas de su máxima confianza, Agustín Santos, el Director de su gabiente, a hablar directamente con Haidar con la nueva propuesta de darle la nacionalidad y el pasaporte español.

Creo realmente que España ha puesto sobre la mesa todo lo que puede poner en el caso específico de Aminetu Haidar. Creo, por otro lado, que el gobierno socialista ha hecho mucho más por el Sáhara que otros gobiernos y no sólo en materia de cooperación. A menudo las gestiones diplomaticas no se explican con altavoz. Quizas esta discreción de gestiones esté jugando en contra ahora de este gobierno español que aperece como si nunca se hubiera preocupado por el Sáhara Occidental. No es así…en el gobierno y el PSOE, Bernardino León, Miguel Angel Moratinos, Leire Pajín, Pedro Zerolo, estan preocupados e implicados desde hace años en este tema. Es injusto no reconocerlo.

A pesar de las reiteradas peticiones de España, Marruecos insiste en que no revisará su posición en relación a Haidar. Quizás os parezca chocante lo que voy a decir, pero… la decision de Marruecos puede ser casi motivo de alegría. Porque me preocupa pensar en el alto precio que a España le tocaría pagar por este “favor” que aliviaría la presión de la opinión pública sobre el gobierno español.