facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

Tzipi Livni, presidenta de Kadima; Dalia Itzik, presidenta del Parlamento y Dorit Beinisch, presidenta del Tribunal Supremo en Israel

También en Israel se da la paradoja, si en los próximos días si Tzipi Livni logra formar nuevo gobierno, Israel se convertirá en el primer país del mundo con mujeres a la cabeza -con Dalia Itzik, presidenta del Parlamento y Dorit Beinisch, presidenta del Tribunal Supremo en Israel -de los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial,

Y digo “también” porque a pesar de ese dato, en cuanto a la presencia de mujeres en la política, en la Kneset (Parlamento) sólo hay un 15% de diputadas y en los ayuntamientos su representación no supera el 1%.

Si Livni logra formar gobierno será una doble victoria, por modificar el imaginario colectivo en los roles de las mujeres en la política y porque tiene una posición más abierta a la negociación en el tema palestino.