facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

Fomentar el multilingüismo, clave para el uso ético de la tecnología en el siglo XXI

Las tecnologías van ocupando cada vez más espacios en nuestra vida cotidiana. Cada vez hay más espacios que trabajan en el desarrollo desde una perspectiva meramente técnica, sin embargo resulta fundamental para el desarrollo en este siglo XXI que estamos empezando, no olvidar la perspectiva ética de la tecnología y avanzar en una Sociedad de la Información sin discriminación.

Existen todavía muchos elementos de discriminación. Son las denominadas “brechas digitales”. Entre las más importantes: discriminación de género -las mujeres siguen teniendo más dificultades para acceder a las nuevas tecnologías que los hombres-, la discriminación por motivos geográficos -el norte y el sur, el campo y la ciudad- y especialmente la discriminación por razones de lengua.

Aunque el idioma más presente en la Internet es el chino, el inglés invade la red. Luchar por la presencia de las lenguas minoritarias en la red y salvaguardar el derecho de cada persona a utilizar tecnología en su propia lengua resulta fundamental para una Sociedad de la Información y el Conocimiento más democrática.

El Software Libre ofrece especiales condiciones para garantizar este derecho. El trabajo de la comunidad informática desarrollando un determinado programa puede rentabilizarse facilmente en los diferentes idioma simplemente con la traducción del archivo de lengua de un programa. El Software Libre da libertad a sus usuarias y usuarios no sólo de utilizarlo sino de copiarlo, distribuirlo para estudiarlo además de libertad para modificarlo. Descienden así los costes de traducción de software y se impulsa al mismo tiempo el desarrollo de una tecnología libre más accesible a la ciudadanía, más sostenible y por tanto más ética.

Al fomento del uso de la diversidad de lenguas en la Internet debe sumarse el esfuerzo para evitar el uso sexista del lenguaje, un factor que incrementa la brecha digital de género trasladando la invisibilización de las mujeres al mundo virtual y generando nuevas discriminaciones.