facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

Esta mañana he ido a votar, y me he quedado especialmente impresionada… el colegio electoral que me correspondía -centro de Madrid- tomado literalmente por interventoras/es del PP. La proporción visible en ese momento matutino era de unos diez del PP a dos del PSOE. No he visto interventor/a de IU. Legalmente todo correcto, pero la verdad es que a mi -que no soy facilmente impresionable- me ha impresionado un poco, por no decir casi intimidado, tanto naranja y tantos carteles del PP reproducidos en las tarjetas que colgaban de los cuellos de quienes estaban compartiendo conmigo ese momento íntimo de ejercicio de ciudadanía.
Por cierto que mi nombre no estaba en las listas del exterior del colegio electoral y he tenido que hacer las mil y una para confirmar primero cual era la mesa de voto que me correspondía y, segundo, para por fin votar.
El momento matutino ha culminado con una entrevista… para la COPE!! y casi me he planteado apelar a mi derecho a la objeción de conciencia para negarme a responder.
Pero la verdad es que ni la COPE iba a estropear el buen rollo de mi mañana… me gusta intentar cambiar las cosas… ¡que se puede, coño! como dice la Valenciano 😉 y para ello tenemos que votar.