facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

Me han invitado a participar en el Curso de Verano en El Escorial “Mujeres, sonido y virtualidad: lenguajes que envuelven” convocado por la Oficina para la Igualdad de Género de la Univeresidad Complutense de Madrid para hablar de net-art y Ciberfeminismo Social.

Y de nuevo me he animado a escribir en el blog el guión de mi intervención que espero, pueda servir para facilitar el seguimiento del tema con mayor profundidad a quien le apetezca y, por otro lado, contribuir al debate en la red sobre el ciberfeminismo.

La intención es compartir mi propia experiencia y proceso…
– al intentar entender de que se hablaba cuando se utilizaba el concepto de ciberfeminismo
– y al buscar un espacio donde ubicarme con la experiencia de Mujeres en Red y donde ubicar también otros espacios de activismo feminista en la red.

De manera intuitiva me gustaba la palabra ciberfeminismo y no quería renunciar a la misma para definir también mi propia experiencia aunque ésta se situara lejos de las VNS Matrix, el primer grupo que empezó a utilizar el término de ciberfeminismo a principios de los años 90 en su obra y de su ya mítico “Manifiesto de la Zorra Mutante” (abril 1996) o de la filósofa Sady Plant con su libro “Ceros y Unos” , o de las OBN , del “Primer encuentro Ciberfeminista” Kassel 1997 y las “100 antítesis sobre el ciberfeminismo” .

Confieso haber pasado por una primera fase de entender poco de lo que se estaba cociendo… y agradezco la ayuda de Ana Martínez Collado que me dio pistas clave… situarme en el contexto artístico en un momento en el que el net-art estaba en pleno auge. El manifiesto de las “100 antítesis” podía entenderse con mayor facilidad –si es que era imprescindible entenderlo- considerándolo una performance, un gesto.

En este proceso me resultaron especialmente interesantes varios nombres, el de Faith Wilding y el colectivo Crítical Art Ensemble facilitador@s del nexo entre el ciberfeminismo en el arte y lo que en el texto escrito junto a la Ana de Miguel “Los géneros de la red: los ciberfeminismos” (2003) empecé a denominar “ciberfeminismo social” , o el de la australiana Francesca de Rimini , una de las componentes de VNS Matrix (http://lx.sysx.org/vnsmatrix.html )con una trayectoria artística que a mi me parece especialmente interesante. En “Hauntings” uno de los elementos esenciales es un tema clave para el feminismo: la violencia de género.
En la obra está especialmente presente el asesinato sistemático en Japón de las niñas en su nacimiento durante siglos por el simple hecho de no haber nacido varones. Francesca de Rimini vuelve a enfrentarse a los espectros en “Los días y las noches” donde conecta con el movimiento antiglobalización y el movimiento zapatista.

Algunas veces desde caminos más individuales y solitarios, otras confluyendo y entremezclándose, creando espacios comunes –espacios algunas veces puntuales aprovechando las características intrínsecas de la Internet y que en otras ocasiones devienen redes estables con el tiempo ya consolidadas- con la nutrición mutua de experiencias, ciberfeminismo artístico, ciberfeminismo social, hacktivismo feminista abren caminos y apuntan una manera que a mi me parece especialmente interesante de participar en esta nueva Sociedad de la Información que se está conformando.

Estamos hablando ya de más de una década de experiencias que, creo, deben servirnos no sólo para la manifestación de gestos puntuales sino para la generación de dinámicas colectivas que puedan incidir en la construcción de ese “otro mundo posible”. El ciberfeminismo es un potente recurso. Pero es imprescindible hacer un mayor esfuerzo en compartir conocimiento, en la democratización del uso de las tecnologías, en el aprovechamiento de recursos y sin duda en la transformación de los mismos.

Os animo a que investiguéis, por ejemplo, sobre el Software Libre y en la posibilidad de modificar los programas para que su lenguaje sea menos sexista, a que participéis en las comunidades de conocimiento libre, compartiendo conocimiento y elaborando un conocimiento menos sexista (colaborar en la Wikipedia con la aportación de la mirada de las mujeres resulta extremadamente fácil y clave para es conocimiento colectivo que se está conformando en la red ), a que reflexionéis y actuéis utilizando las posibilidades que nos ofrece la sindicación para crear espacios colectivos con la suma de individualidades… muestra de ello es la Blogosfera Feminista.

Históricamente el feminismo ha avanzado con la suma de aportaciones anónimas de muchas y muchas mujeres que día a día luchan por transformar el mundo. El ciberfeminismo social se nutre a menudo precisamente de tal espíritu trasladado a la red. Desde mediados de los años 90 espacios como Mujeres en Red, Creatividad Feminista, Cybersolidaires, Penelopes a menudo en conexión con el espíritu del movimiento anti-globalización luchan utilizando la red por la defensa de los Derechos Humanos de las Mujeres.

Por ello quiero terminar mi intervención con un gesto simbólico: he preparado una “exposición virtual” de la obra de una “ciberfeminista” que habitualmente no firma su trabajo: Angeles Alvarez. ¿No podría considerarse su obra como una muestra de net-art ciberfeminista?

Afortunadamente nos manejamos en espacios abiertos y cambiantes. Me sumo a la idea planteada por Julianne Pierce, una de las componentes de VNS Matrix : el concepto de ciberfeminismo se ha extendido como un meme espontáneo replicándose de manera imparable por todo el mundo con flujos y reflujos que todavía continúan.