facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail

Ha sido especialmente duro el trabajo este fin de semana en la tele viendo las imágenes que nos estan llegando desde el Líbano.

La mirada triste y perdida de centenares por no decir miles de niños y niñas en las calles, en los hospitales, en las escuelas donde estan refugiados con sus familias. Los cadaveres…

Leo una crónica de Eugenio García Gascón (Colpisa) que habla de la manipulación de la imagen de los niños en televisión. Sin duda merece que nos paremos a reflexionar.

UNICEF confirma que un tercio de los 300 muertos contabilizados en el Líbano son menores y que la mitad del medio millón de personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares también.

Difícil y casi indecente mantener una “mirada neutral” con estos datos. Afortunadamente la ciudadanía ha salido a la calle esta semana para pedir que pare la ofensiva de Israel en el Líbano teniendo en cuenta además, por otro lado, que se está demostrando absolutamente ineficaz para combatir a la milicia de Hezbollah.

Me ha gustado especialmente un texto escrito por el diputado socialista Rafael Estrella titulado ¿porqué matan niños? donde se cuestiona la utilización de eufemismos políticos para esconder la cruda realidad.

Por cierto… que la situación del Líbano no nos haga olvidar la situación de Irak donde la seguridad es cada vez más precaria. Una buena excusa para que Estados Unidos insista no sólo en mantener su presencia en este país sino aumentarla. Creo que nunca podremos pagar la deuda de esta ocupación sangrienta, egoista y cruel convertida en una pesadilla que parece no tener fin.