Estoy un poco saturada de ver textos sobre “la mujer de Wert”. Y lo más chocante para mi estos días ha sido el descubrir que la famosa “mujer de Wert” era Edurne Uriarte. La conozco desde hace años y era y es una mujer brillante y luchadora a la que respeto. Podré compartir o no sus puntos de vista, pero desde luego creo que le da diez mil vueltas a la brillantez intelectual y a la capacidad de su marido ministro.

No se me ocurre pensar en qué hace ella de analista en un medio de comunicación sino acaso preguntarme -eso sí, en la intimidad -… ¿Cómo ha podido casarse Edurne con Wert?. Debo confesar, en este sentido, que me pasa con muchas amigas y conocidas… el comprobar que ellas dan mil vueltas a sus maridos “públicos”.

Me parecen tremendamente machistas las críticas al fichaje como comentarista en TVE de Edurne porque está casada con el ministro Wert cuya política en cultura y educación creo sin duda que marcará la historia de los desaciertos de este gobierno.

Edurne Uriarte era Edurne Uriarte antes de Wert y lo será después de Wert. Una mujer que no lo ha tenido las cosas nada fáciles. Que ha tenido que enfrentarse a muchos retos con los ajustes y desajustes personales que ello conlleva. En todo caso una mujer con independencia de criterio y honesta que ha luchado por lo que ha creído que era justo en los diferentes momentos de su vida en los que se ha encontrado.

Tener la posibilidad de que cada cual defienda sus posiciones en igualdad de posibilidades sería una de las excelencias de la democracia por la que sin duda debemos seguir luchando.

Creo que el reto está en defender que en TVE y en los medios públicos sigamos escuchando voces plurales.

Edurne Uriarte al margen de consideraciones de con quien está casada, tiene el suficiente currículum y la suficiente autoridad por no decir bastante más que muchos de los contertulianos y contertulianas que veo habitualmente en los medios de comunicación para participar en los debates.

Menos machismo, por favor. ¿Porqué nadie cuestiona la presencia en los listados de comentaristas de las amantes y los amantos del personal con poder con bastante menos categoría que el caso que nos atañe?.. y haberlos, sin duda hailos, desde hace años.