facebooktwittergoogle_plusmailfacebooktwittergoogle_plusmail


La agostidad y alevosía no sólo nos afecta en España. Las mujeres de Túnez han visto cómo el pasado día 1 de agosto la comisión encargada de la redacción de la nueva constitución, esa constitución que debería ser el símbolo de la democracia naciente en Túnez, aprueba un artículo el 28, en el que se supedita a la mujer a la complementaridad con el hombre, lejos de la igualdad reconocida en la Constitución que surgió de la independencia con Burguiba y que les hizo las más avanzadas en derechos del mundo árabe.

El artículo 28 estipula que “el Estado asegura la protección de los derechos de la mujer, de sus logros, en el marco del principio de complementariedad con el hombre en el seno de la familia y en tanto que asociada al hombre en el desarrollo de la patria.”

Desde hace varios días se han producido movilizaciones y protestas. Algunas han acabado con enfrentamientos policiales. En el blog “A Tunisian Girl” de Lina Ben Mhenni que en su momento ya fue un referente para la revuelta tunecina puede seguirse el día a día de los acontecimientos.

Internet vuelve a ser también el territorio de protesta para escuchar sus voces y podernos sumarnos a su lucha que es la de todas.

Desde el 2 de agosto, se ha iniciado una campaña de recogida de firmas en Avaaz.org: Protégez les droits de citoyenneté de la femme en Tunisie ! que tiene ya casi 20.000 apoyos.

Una página en Facebook invita a la convocatoria de la manifestación de hoy: FEMMES TUNISIENNES EN COLERE LE 13 AOUT “JOUR DE LA FEMME PRESIDENTE LIBRE

Y qué podemos hacer desde aquí? Por ejemplo… Pedir a la Unión Europea que presione para que el gobierno tunecino desista en su intención de cambiar el estatuto de derechos de las mujeres tunecinas.

Hay mucha información en francés sobre lo que está ocurriendo y poca en español así que mi primera contribución ha sido traducir algunos testimonios y ampliar la información de lo que está ocurriendo en un texto en Mujeres en Red que os comparto: Las mujeres tunecinas no quieren ser “complementarias” sino “iguales” a los hombres. 13 de agosto, día de lucha.